Internacional

México: El Cardenal Norberto Rivera clausura el V Sínodo de la Arquidiócesis de Puebla

México: El Cardenal Norberto Rivera clausura el V Sínodo de la Arquidiócesis de Puebla

El Cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo de México, aceptó la invitación del arzobispo de Puebla, monseñor Víctor Sánchez para presidir la solemne clausura del V Sínodo de esa Iglesia particular, que ha tenido como centro la evangelización. La clausura del V Sínodo de la Arquidiócesis de Puebla se realizó este martes 18.

Tras contar la historia de un hombre que sacó del agua una piedra hermosa, dura, redonda, pero que al romperla se dio cuenta que su interior estaba completamente seco, ya que hacía mucho tiempo que estaba en el agua, pero ésta no había penetrado en ella, el Arzobispo de México advirtió que lo mismo puede ocurrir en la Arquidiócesis de Puebla, pues si bien desde hace tiempo el cristianismo está presente, quizás éste no ha penetrado en algunos. “La falta no está en el cristianismo, sino en los cristianos”, dijo.

Desde la majestuosa Catedral de Puebla, el Cardenal Rivera dejó en claro que en la Iglesia la misión no está reservada a unos cuantos: “Pero para muchos laicos cristianos el problema es cómo ser misionero, permaneciendo laico y permaneciendo comprometido con las responsabilidades que tiene, con su familia, su trabajo, su vida social”.

En este sentido, explicó que es precisamente a esas realidades humanas y cotidianas a donde es enviado el cristiano, el discípulo de Cristo, para ser testigo y eco permanente del Evangelio. “Es admirable la vida de aquellos misioneros, que dejándolo todo, han ido a un país lejano a anunciar a Jesucristo, pero no es menos admirable el cristiano misionero que en su propia familia, en su trabajo y en su diversión, anuncia a Jesucristo, no sólo con palabras, sino con obras”.

El arzobispo de México reconoció que ésta no es una tarea fácil para el discípulo de Cristo en los actuales momentos de nuestra patria, donde experimentamos la fuerza del pecado. “Este planteamiento cobra matices de ineludible urgencia ante la creciente violencia, las sangrantes opresiones, marginaciones, injusticias y angustias que sufre nuestra Patria, y especialmente los amplios sectores sobre los que recae con toda crudeza la miseria, y ante lo que no es lícito permanecer pasivos”.

Por ello, el Cardenal Rivera llamó a rehacer el tejido social, luchando contra el hambre y la pobreza extrema que sufren tantos mexicanos, buscando remedio para las epidemias que todavía recaen sobre la parte más débil de la sociedad, luchando contra el analfabetismo; cubriendo la desnudez de los que no tienen vestidos ni techo; dando calor de hogar a todos los niños de la calle, fruto de la irresponsabilidad, de la ignorancia y de los egoísmos. “El seguidor de Cristo que ha descubierto el llamado misionero que recibió el día de su Bautismo sabe que aquí tiene enormes retos”.

Finalmente, señaló que los discípulos de Jesús no pueden quedarse en una mera filantropía natural, en un humanismo chato de alcances meramente temporales. “Para el enviado por Jesús está muy claro que el esfuerzo por resolver los problemas temporales es incompleto e insuficiente si se olvida de esa vertiente infinita del corazón humano hambriento de bien y felicidad eterna.. “seamos constructores de paz y no de violencia, promotores de salud y no de muerte, propagadores del Reino de Dios y no de ideologías”, concluyó.

Fuente: Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME