Revista Ecclesia » «Merced significa misericordia»: La Pastoral Penitenciaria celebra la fiesta de su patrona
Florencio Cárcel
Destacada Iglesia en España Última hora

«Merced significa misericordia»: La Pastoral Penitenciaria celebra la fiesta de su patrona

Toda la familia de la Pastoral Penitenciaria, y los más de 160 capellanes que acompañan a los presos de toda España, celebran este 24 de septiembre el día de su patrona, la Virgen de la Merced. Todos los años, en este día la Virgen de la Merced es protagonista en la vida de los presos y de sus familias, de la prisión, y de la Orden Mercedaria, para evocar que «merced significa misericordia, beneficio regalo, favor gratuito, solidaridad».

Así lo ha recordado el religioso mercedario Florencio Roselló, director del departamento de Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal. «El 24 de septiembre se celebra en todas las cárceles su fiesta, su recuerdo y su memoria. Misericordia es una palabra rica que significa tener un corazón con el pobre, con el necesitado, con el cautivo de hoy».

Mientras exista «un solo preso», la presencia de María de la Merced será necesaria en las cárceles

Mientras exista «un solo preso», la presencia de María de la Merced será necesaria en las cárceles, «y la Iglesia deberá poner al servicio del cautivo su vida y su ser», ha subrayado.

Una misión que va más allá de los centros penitenciarios, que llegan también a las familias de los presos, y les acompañan en los procesos de prisión y libertad.

«La Iglesia siempre ha estado ahí»

La actividad de la Pastoral penitenciaria en 2020 estuvo marcada por la covid-19. Pese a ello, la Iglesia «siempre ha estado ahí», apunta el mercedario. «No ha sido fácil, ni sencillo, ni cómodo. La pandemia ”nos ha puesto a prueba” y cabe recordar que varios capellanes y voluntarios «han dejado sus vidas en la pandemia».

La Memoria 2020 ofrece los datos del trabajo realizado durante el año. En esta ocasión se han recopilado gracias a la aportación de 78 de las 82 prisiones consultadas, lo que supone el 95% de los consultados.

Además, este año, los datos de esta Memoria reflejan un incremento de actividades y actuaciones fuera de prisión. Muchos presos, en este tiempo, han visto recortadas las salidas, las comunicaciones, los paquetes y «la Iglesia ha sido esa familia y esa ventana al exterior que les ha devuelto la fe y la esperanza», destaca el director de la Pastoral penitenciaria. Se ha fortalecido el acompañamiento a las familias, se han elaborado mascarillas, se han organizado iniciativas para mantener correspondencia con los reclusos; además de la acogida a los que han recuperado la libertad en este tiempo.

Los datos también reflejan que cuando las puertas se volvieron a abrir, «allí estábamos de nuevo. Cuando se pudo celebrar, ¡celebramos!, cuando pudimos realizar una actividad ¡la hicimos!, cuando pudimos entrar paquetes de ropa, ¡los entramos!, cuando pudimos poner peculio, ¡lo pusimos!»

Memoria Penitenciaria

Detrás de cada dato, una persona

Cada año, con la presentación de esta Memoria, el departamento de Pastoral penitenciaria quiere agradecer el trabajo y la entrega de los capellanes y voluntarios que están detrás de cada uno de estos datos. Pero en el año 2020, de manera especial, los datos han requerido un esfuerzo mayor que otros años, «cada número tiene un valor añadido«, puntualiza Roselló.

Por eso, concluye su presentación invitando a disfrutar de esta Memoria, «analiza los datos y reconoce en ellos una gran entrega de capellanes y voluntarios. Un compromiso de superación y creatividad por los hombres y mujeres presos y por sus familias. Y, a decir verdad, y viendo esta memoria, ¡ha valido la pena! La Pastoral penitenciaria de España está viva, y esta memoria así nos lo recuerda».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa