Revista Ecclesia » Mensajeros del perdón
Rincón Litúrgico

Mensajeros del perdón

«Arrepentíos y convertíos para que se borren vuestros pecados». Esas son las últimas palabras que Simón Pedro dirige a las gentes de Jerusalén  (Hech 3, 19). Inmediatamente antes  había reprochado a sus oyentes tres graves injusticias que habían cometido contra  Jesús de Nazaret:

  • Habían despreciado a Jesús, al que Pedro proclama como el Santo y el Justo.
  • Habían pedido a Pilato que lo condenara a muerte, cuando el quería liberarlo.
  • Habían exigido al procurador que indultara a un asesino, en lugar del autor de la vida.

También hoy deberíamos arrepentirnos de ignorar la bondad y glorificar la maldad, de despreciar la vida y legalizar la muerte, de aplastar al inocente y  honrar a los asesinos.

Y deberíamos exclamar con el salmo responsorial: «Haz brillar sobre nosotros la luz de tu rostro, Señor» (Sal 4).  Gracias a nuestra fe podemos saber y anunciar que Jesucristo aboga por nosotros ante el Padre (1 Jn 2, 1-5)

LA NUEVA CREACIÓN

El evangelio que se proclama en este domingo tercero de Pascua  (Lc 24, 35-48) está lleno de contrastes entre la actitud de los discípulos de Jesús y la realidad de su resurrección y de su mensaje.

  • Los discípulos de Jesús confunden a Jesús con un fantasma. Pero el miedo a los fantasmas no les permite descubrir a su Maestro y aceptar la verdad de su vida.
  • Los discípulos se mueven entre dudas, pero Jesús les ofrece la paz y la seguridad, los libera del temor y de engañosas ilusiones y les muestra el camino de la esperanza.
  • Los discípulos de Jesús no comprenden ni aceptan el sentido de la muerte de Jesús, pero él los exhorta a descubrirlo a través de las Escrituras.

También hoy la celebración de la muerte y de la resurrección de Cristo nos ayuda a descubrir  la amanecida de la  nueva creación.

MENSAJEROS DEL PERDÓN

No deberíamos olvidar el mensaje que Jesús ha extraído de las Escrituras. En ellas podemos descubrir la misión y la tarea de la Iglesia y de cada uno de los creyentes:

  • «Estaba escrito que el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos».La pasión y muerte de Jesús fue un escándalo para los judíos y un motivo de burla para los paganos. Nosotros somos invitados a mirar confiadamente al Crucificado.
  • «En nombre del Mesías se predicará la conversión y el perdón de los pecados». Él Señor resucitado no se acerca para condenar al mundo. Él encarga a sus discípulos que prediquen la necesidad de la conversión.
  • «Vosotros sois testigos de esto». Con esas palabras se cierra el mensaje del Maestro. Sus discípulos de siempre no son testigos de la cólera, de la venganza o del castigo de Dios. Han de ser los testigos valientes de la misericordia divina.

Señor Jesús, te damos gracias porque, a pesar de nuestro desaliento, aumentado ahora en tiempos de la pandemia, tú vienes a nuestro encuentro, nos deseas la  paz y nos envías como testigos de tu presencia y mensajeros de tu perdón. Bendito seas por siempre. Amén.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa