Internacional

Mensaje de los obispos al pueblo colombiano: Tiempo de responsabilidad y esperanza

Mensaje de los obispos al pueblo colombiano: Tiempo de responsabilidad y esperanza

– Esta semana en Bogotá, los obispos de la Conferencia Episcopal de Colombia sostuvieron una reunión extraordinaria ante la situación que vive el país andino.

Al cierre de la reunión extraordinaria, los obispos invitaron a los colombianos a asumir la situación actual del país como un tiempo de responsabilidad y esperanza, que exige reafirmar nuestro compromiso en el  anuncio  y trabajo por la paz de Colombia.

“Los Obispos católicos de Colombia, con nuestras comunidades eclesiales, reafirmamos el compromiso con la tarea de la reconciliación y con la construcción de una auténtica paz.  La Iglesia católica, al margen de cualquier vinculación partidista, sigue firme en su invitación a que todos trabajemos desinteresadamente por el bien común”.

Interpretando el sentir del pueblo colombiano, los obispos en un comunicado de prensa, hicieron un llamado al Gobierno Nacional y a las FARC-EP para que se llegue pronto a un acuerdo definitivo y se mantenga indefinidamente el cese de hostilidades.

Así mismo, los obispos expresaron la urgencia de tener un proyecto nacional,  donde se identifiquen los males que aquejan al país y se vea reflejada la  participación de todos los colombianos.

“Solicitamos al Presidente de la República y a las instituciones responsables del país que acojan los aportes que están surgiendo de diversos miembros de la sociedad, para configurar este proyecto, que dé unidad nacional y que dé respuesta a los múltiples problemas que tenemos”.

Durante dos días los obispos reunidos en la sede de la Conferencia Episcopal, en un clima de oración y discernimiento reflexionaron frente a la realidad del país.

El texto completo del comunicado es el siguiente:

MENSAJE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL AL PUEBLO COLOMBIANO

TIEMPO DE RESPONSABILIDAD y ESPERANZA

Los Obispos de la Iglesia católica en Colombia compartimos desde nuestro corazón de pastores la preocupación por la situación del país. Nos hemos reunido los días 13 y 14 de octubre, en ambiente de oración y de diálogo fraterno, para analizar el momento que vive nuestra patria, para discernir lo que Dios quiere de nosotros y para establecer los caminos pastorales que debemos recorrer. Al término de esta reunión queremos transmitir una voz de ánimo y de esperanza al pueblo colombiano.

En estos dias, hemos afianzado nuestra certeza de que es Dios quien dirige la historia y está siempre presente en medio de su pueblo. Con el salmista proclamamos que su misericordia es eterna e invitamos a todos los creyentes a que intensifiquemos nuestras súplicas para que Dios nos conceda sabiduría y fortaleza en las decisiones con las que todos nos debemos comprometer.

La Iglesia católica nunca ha dejado y nunca dejará de anunciar la paz y de trabajar por ella; ésta es un derecho, un deber y una necesidad de todos. Compartimos con los colombianos el anhelo de que pronto se llegue a un acuerdo definitivo con las FARC-EP; tenemos la ilusión de gue tenninen todos los enfrentamientos armados que han bañado en sangre nuestra tierra, así como los demás factores que han generado y siguen generando injusticia y violencia.

Escuchamos el clamor y nos acercamos a las esperanzas de las víctimas, de los campesinos, de las diferentes etnias, en fin, de todos los que han sufrido las consecuencias del conflicto en las diversas regiones del país, Percibimos en las expresiones de tantas personas, especialmente de niños y jóvenes, el profundo anhelo de un futuro de paz.

Interpretando el sentir del pueblo colombiano, pedimos al Gobierno y a las FARC-EP que se mantenga indefinidamente el cese de hostilidades.

Los Obispos católicos de Colombia, con nuestras comunidades eclesiales, reafirmamos el compromiso con la tarea de la reconciliación y con la construcción de una auténtica paz. La Iglesia católica, al margen de cualquier vinculación partidista, sigue firme en su invitación a que todos trabajemos desinteresadamente por el bien común.

Sentimos la urgencia de tener un proyecto nacional fruto de la participación de todos. Solicitamos al Presidente de la República y a las instituciones responsables del país que acojan los aportes gue estan surgiendo de diversos miembros de la sociedad, para configurar este proyecto, que dé unidad nacional y que dé respuesta a los múltiples problemas que tenemos.

Para tal fin es imprescindible centrarse prioritariamente en estas situaciones que preocupan hondamente a la nación: la unidad de los colombianos, la defensa de la vida y de la familia, la educación, la participación política, la solidez de la democracia y de las instituciones, las víctimas de la violencia, el narcotráfico, la corrupción, la crisis de la salud, la crisis de la justicia, la inequidad soci al y la ideología de género.

Es imposible configurar un proyecto comun para el país sin determinar y afrontar las causas de los males que hoy nos aquejan. En este sentido, invitamos a que sea tenido en cuenta el mensaje “Artesanos de Paz” de la Asamblea Plenaria del Episcopado del pasado 8 de julio.

Éste es un momento de responsabilidad y de esperanza; hay que seguir adelante, recorriendo juntos los senderos de la reconciliaci6n y la paz. Escuchemos de nuevo las palabras de Jes ùs en el Evangelio: “Dichosos los que trabajan por la paz” (Mt 5,9). Para este prop6sito, confiamos en la intercesi6n de la Santisima Virgen Maria, que siempre ha acompafiado el carni o de Colombia.

+ Luis Augusto Quiroga
Arzobispo de Tunja
Presidente de la Conferencia Episcopal

Bogotà, D.C., 14 de octubre de 2016

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME