Internacional

Mensaje del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso a los musulmanes con ocasión del final del Ramadán

tauran

Hacia una fraternidad auténtica entre cristianos y musulmanes

Mensaje del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso a los musulmanes con ocasión del final del Ramadán

Queridos hermanos y hermanas musulmanes: Es para nosotros motivo de gran alegría manifestaros nuestras sinceras felicitaciones y buenos deseos con ocasión del Id al-Fitr que marca el final de Ramadán, mes que dedicáis al ayuno, a la oración y al auxilio de los pobres.
El año pasado, primero de su ministerio, el Papa Francisco firmó personalmente el Mensaje dirigido a vosotros con ocasión del Id al-Fitr. Y en otra ocasión también os saludó como «hermanos y hermanas nuestros» (Ángelus del 11-8-2013). Todos podemos apreciar el profundo significado de estas palabras. Y es que cristianos y musulmanes somos hermanos y hermanas en el seno de la única familia humana, creada por el único Dios.
Permitidme recordar lo que el Papa Juan Pablo II dijo a unos líderes musulmanes en 1982: «Todos nosotros, cristianos y musulmanes, vivimos bajo el sol del único Dios misericordioso. Creemos todos en un solo Dios creador del hombre. Aclamamos el poder de Dios y defendemos la dignidad del hombre, en cuanto siervo de Dios. Adoramos a Dios y profesamos una sumisión total a él. En este sentido, pues, podemos llamarnos los unos a los otros hermanos y hermanas en la fe en un solo Dios» (Discurso a la comunidad del Estado de Kaduna en Nigeria, 14-2-1982, n. 2: ecclesia 2.067 [1982/I], pág. 270).
Damos gracias al Todopoderoso por lo que compartimos, sin dejar por ello de ser conscientes de nuestras diferencias. Percibimos la importancia de fomentar un diálogo fructífero basado en el respeto y en la amistad mutuos. Inspirándonos en los valores que compartimos y fortalecidos por nuestros sentimientos de fraternidad auténtica, estamos llamados a trabajar juntos por la justicia, por la paz y por el respeto de los derechos y de la dignidad de toda persona. Nos sentimos particularmente responsables de los más necesitados: de los pobres, de los enfermos, de los huérfanos, de los inmigrantes, de las víctimas de la trata de seres humanos y de cuantos sufren cualquier forma de adicción.

Como es sabido, nuestro mundo contemporáneo se enfrenta a graves desafíos que exigen solidaridad por parte de todas las personas de buena voluntad: desafíos entre los que se incluyen las amenazas al medio ambiente, la crisis de la economía mundial y unos niveles elevados de desempleo, especialmente entre los jóvenes. Semejantes situaciones generan una sensación de vulnerabilidad y una falta de esperanza en el futuro. Tampoco cabe olvidar los problemas que afrontan tantas familias que han quedado separadas, dejando detrás de sí a sus seres queridos y, con frecuencia, a niños pequeños.

Trabajemos juntos, pues, por construir puentes de paz y por promover la reconciliación, particularmente en aquellas zonas en las que tanto musulmanes como cristianos sufren los horrores de la guerra.

Que nuestra amistad nos impulse siempre a cooperar para hacer frente a tan numerosos retos con sabiduría y prudencia: de esta manera contribuiremos a reducir las tensiones y los conflictos y a fomentar el bien común, y demostraremos también que las religiones pueden ser fuente de armonía en beneficio de toda la sociedad.
Recemos para que la reconciliación, la justicia, la paz y el desarrollo sigan siendo nuestras principales prioridades, con vistas al bienestar y al bien de toda la familia humana.

Junto con el Papa Francisco, tenemos el placer de manifestaros nuestros más cordiales deseos de una celebración jubilosa y de una vida de prosperidad en la paz.

Vaticano, 24 de junio de 2014

Card. Jean-Louis Tauran
Presidente

P. Miguel Ángel Ayuso Guixot, MCCJ
Secretario

(Original inglés procedente del archivo informático de la Santa Sede; traducción de ECCLESIA)

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.