camerun
Iglesia en España

Memoria del viaje a Camerún del obispo de Teruel, Carlos Manuel Escribano Subías

Memoria del viaje a Camerún del obispo de Teruel, Carlos Manuel Escribano Subías

La delegación de misiones de Zaragoza comparte los recuerdos de la visita del obispo de Teruel a Camerún, Mons. Carlos Manuel Escribano, de la mano del misionero zaragozano en Camerún, Emilio Calcena, escolapio.“Quiero hacerme eco de un acontecimiento especial que acabamos de vivir en este rincón del mundo que es Kumbo, una de las diócesis más rurales y apartadas de Camerún. Ya hacía algún tiempo que había oído que el obispo de Teruel pensaba hacernos una visita en septiembre. Fue precisamente D. Alfonso, vicario general de la diócesis, quien al terminar la santa misa en mi pueblo de Valdealgorfa el 13 de agosto, me hizo esta revelación. Resulta que en su diócesis trabajan tres sacerdotes de Kumbo y unas cuatro religiosas del área anglófona de Camerún.

Y convenía que conociera ‘in situ’ la región de donde proceden tan apreciados cooperadores. Y así ha sido. Hace dos días llegó acompañado de Mons. George Nkuo, obispo de Kumbo, que volvía de Roma de celebrar su visita ‘ad limina’ al papa Francisco con el resto de los obispos cameruneses.

Por teléfono, quedamos en recibirlos en nuestra casa Noviciado ayer, 13 de septiembre, donde les obsequiamos con una cena y charlamos un buen rato, en el español aragonés, que ya empezaba a echar en falta. Lo que podía oír hasta el momento en Camerún era un italiano españolizado o un inglés africano al que el obispo de Teruel no está muy acostumbrado.

A mí me hizo especial ilusión esta visita, dado que no es muy frecuente recibir visitantes de esta categoría, y menos de obispo. Y más siendo Mons. Escribano, obispo de Teruel-Albarracín. Aunque no es mi diócesis de origen, sí que es de mi provincia, que, aunque también rural y apartada, nos recuerda que ‘Teruel existe’.

Junto con el obispo venía de vacaciones el P. Marcel, a quien conocí especialmente en Zaragoza, en mi año sabático, cuando aprendía español y se hospedaba en nuestra comunidad de la calle Aranda. Es párroco de Cedrillas, cerca de Teruel, y el obispo dice que se ha adaptado de maravilla, y lleva a la gente del pueblo de calle.

Con él están también en Teruel, P. Eugene y P. Edwin, más recientemente llegados y que todavía están en proceso de adaptación. Se da la circunstancia que ambos fueron mis dirigidos espirituales en el Seminario Mayor de Bamenda, cuando yo estaba por aquellas latitudes. Así que los conozco –y me conocen- bastante bien. Mis mejores deseos de que se adapten bien, siguiendo los pasos del P. Marcel.

En cuanto a las religiosas de Sainte Therese, que están en Teruel-ciudad, no las conozco; sí conozco a otras, porque también tienen una comunidad aquí en Kumbo. Sin embargo, a fines de agosto, se presentó por esta casa la hermana Lillian, que estaba de vacaciones. Fue una curiosa y agradable coincidencia. Ya está de vuelta en Teruel.

Hoy, domingo 14, nos vamos a encontrar de nuevo con Mons. Carlos Escribano, pues el obispo de Kumbo ha invitado a todos los sacerdotes de este arciprestazgo a una cena en el obispado para que conozcan a tan ilustre visitante. Esto es parte de la costumbre de este arciprestazgo: cada dos domingos nos reunimos en una parroquia o casa de religiosos para compartir y conocernos mejor.

Mañana lunes el obispo de Teruel continua viaje a Kumba para visitar la Casa General de las monjitas que tiene en su diócesis. Ya nos hemos despedido. Que tenga buen viaje, y nos salude a los conocidos en su diócesis de Teruel, en especial a los dos sacerdotes cameruneses y al vicario general, D. Alfonso”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.