Revista Ecclesia » Medalla de Santo Toribio de Mogrovejo: reconocimientos de la Iglesia del Perú en recuerdo de este gran misionero
SANTO TORIBIO DE MOGROVEJO
Internacional

Medalla de Santo Toribio de Mogrovejo: reconocimientos de la Iglesia del Perú en recuerdo de este gran misionero

En el marco de la 101ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Peruana, se ha hecho entregar la Medalla de Santo Toribio de Mogrovejo a dos Obispos, tres diócesis, una congregación religiosa y un laico, como reconocimiento por su labor a favor de la Iglesia en el Perú.

La Medalla de Santo Toribio de Mogrovejo es una distinción honorífica que la Conferencia Episcopal Peruana entrega desde 2002 a las personas e instituciones que han contribuido en forma notable, al bien de la Iglesia Católica. Este galardón recuerda a quien fuera uno de los primeros arzobispos de Lima, gran misionero del Perú y verdadero impulsor de la cristianización de toda la región.

La ceremonia tuvo lugar en el auditorio de la Conferencia Episcopal Peruana y fue presidido por Mons. Salvador Piñeiro, Arzobispo de Ayacucho y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, y por Mons. Lino Panizza Richero, Obispo de Carabayllo y Secretario General del Episcopado Peruano.

La ceremonia se inició con la condecoración al Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, que celebraba 25 años de Ordenación Episcopal. Se hizo entrega, posteriormente, de la Medalla de Santo Toribio a Mons. Héctor Miguel Cabrejos Vidarte, OFM, Arzobispo Metropolitano de Trujillo, con motivo de sus 25 años de Ordenación Episcopal.

También se entregó la Medalla a la Diócesis de Chimbote, por sus 50 años de creación. La distinción fue recibida por Mons. Ángel Francisco Simón Piorno, Obispo de Chimbote, quien agradeció este reconocimiento.

De igual forma se entregó esta misma condecoración a la Prelatura de Chuquibamba y a la Prelatura de Chota, que también conmemoran su cincuentenario de creación. Recibieron esta distinción Mons. Mario Busquets, Obispo Prelado de Chuquibamba, y Mons. Fortunato Pablo Urcey, Obispo Prelado de Chota.

Acto seguido, la Conferencia Episcopal Peruana entregó la Medalla de Santo Toribio de Mogrovejo a la Congregación de las Hermanas Misioneras de San Columbano, con motivo de los 50 años de su llegada al Perú. Finalmente, se entregó la distinción al ingeniero Jaime Rizo Patrón Remy, por su valiosa aportación a favor de la Iglesia en el Perú.

Es una información de OMP Press



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa