Parroquia de la parroquia de San Pedro Regalado y San José de Calasanz, en Vallecas, donde a raíz de la pandemia se ha multiplicado la ayuda
Iglesia en España Última hora

Más de la mitad de los ingresos del arzobispado de Madrid en 2019 fueron aportaciones voluntarias de los fieles

Este próximo domingo, 8 de noviembre, se celebra el Día de la Iglesia Diocesana, en el que se llama a los fieles a colaborar: con el tiempo de cada uno, con las caualidades de cada uno, con la oración, y también con la aportación económica. Con ocasión de este día, la archidiócesis de Madrid ha explicado que más de la mitad de sus ingresos en el año 2019, el 50,85%, procedieron de las aportaciones voluntarias de los fieles. Se trata de 48,4 millones de más de 95 millones, repartidos de la siguiente manera: donativos y limosnas (casi 14 millones), colectas (12 millones), suscripciones (más de 11,5 millones), Cáritas parroquiales (5 millones), colectas para instituciones de la Iglesia (4 millones) y herencias y legados (1,5 millones).

En cuanto al resto de los ingresos, el 19,65 % se derivaron del Fondo Común Interdiocesano, al que se destina la asignación tributaria (18,7 millones); el 17,25 % fueron ingresos por ventas y servicios, subvenciones y dotaciones públicas e ingresos de instituciones diocesanas (casi 16,5 millones), y a ellos siguieron los ingresos extraordinarios (6 millones) e ingresos de patrimonio y otras actividades (5,6 millones).

Las acciones pastorales y asistenciales supusieron el grueso de los gastos en 2019, en concreto el 46,2 %, con un montante de 44 millones de euros. El 30,66 % fue destinado a retribuciones de sacerdotes, religiosas y seglares y Seguridad Social, lo que supuso algo más de 29 millones, y un 14,31 % (13,6 millones) fue destinado a inversiones y gastos extraordinarios. El resto se dedicó a reparaciones y conservación de parroquias y otros edificios (7,78 % – 7,4 millones) y al pago de intereses y préstamos (1 millón).

La parroquia, «una casa en medio de las casas»

El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, recoge en una carta con motivo de este Día de la Iglesia Diocesana lo que ya destaca en su carta pastoral «Quiero entrar en tu casa»: que la parroquia es «una casa en medio de las casas» cuya misión es «hacer una comunidad de comunidades, evangelizadora y atenta a los pobres». El lema para este año es Somos una gran familia contigo y recordando este año que Somos lo que tú nos ayudas a ser, con tu tiempo, tus cualidades, tu apoyo económico y tu oración

Con el contexto marcado por la pandemia, el purpurado anima a los fieles a fortalecer el sentido comunitario porque «sentirnos comunidad es nota distintiva de los hermanos». Y confía en su generosidad al constatar que «hay parroquias que están pasando muchas dificultades económicas» por haber destinado mayores recursos a las Cáritas parroquiales y porque los cepillos, donativos e ingresos han bajado durante el confinamiento total de marzo, abril y mayo, y después, con la reducción de aforos.

Actividad pastoral y asistencial

Con 476 parroquias y 33 monasterios, en la archidiócesis de Madrid hay, según datos de 2019, 1.706 sacerdotes, 7.194 catequistas, 5.614 religiosos y religiosas, 401 monjas y monjes de clausura, 32 diáconos permanentes y 167 seminaristas, a los que se suman 840 misioneros. Todos ellos hicieron posible que el año pasado se celebraran 15.310 Bautizos, 16.350 Primeras Comuniones, 7.966 Confirmaciones y 2.725 Matrimonios.

La Iglesia atendió en 2019 a 511.952 personas en los 769 centros que gestiona, tanto para mitigar la pobreza (donde fueron atendidas la inmensa mayoría de las personas, 423.236) como para promover el trabajo, centros de menores y jóvenes y otros para la tutela de la infancia, consultorios familiares y centros para la defensa de la familia y de la vida, casas para ancianos, enfermos crónicos y personas con discapacidad, rehabilitación de drogodependientes, hospitales, centros para la promoción de la mujer y víctimas de la violencia, centros de asistencia a migrantes, refugiados y prófugos y asesoría jurídica.

Durante esta pandemia de 2020, la Iglesia no solo ha continuado esta labor caritativa y asistencial, sino que ha redoblado esfuerzos para que nadie se quede atrás. Así, se activó toda la red de Cáritas para atender el incremento de peticiones de comida, se multiplicó el voluntariado joven, se reforzó la asistencia religiosa en los hospitales, en las morgues y en cementerios, y también a través del SARCU, y se acompañó telefónicamente el duelo, la soledad y la incertidumbre.

Más información sobre las actividades de la Iglesia madrileña en el folleto del Día de la Iglesia Diocesana y en la web de Xtantos. Para colaborar con la diócesis, se puede hacer de varias maneras.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME