Revista Ecclesia » Más de 2.200 jóvenes acuden a los centros de Misiones Salesianas de Damasco y Alepo
Internacional Última hora

Más de 2.200 jóvenes acuden a los centros de Misiones Salesianas de Damasco y Alepo

El próximo lunes 15 de marzo  se cumplen 10 años del comienzo de la guerra en Siria. «Muchos niños y niñas sirios desconocen qué es vivir en paz y tener las necesidades cubiertas», explica Eusebio Muñoz, director de Misiones Salesianas.

Hace tan solo unos días, de la mano de Cáritas Internacional, publicábamos en ECCLESIA los estragos que este conflicto ha dejado y sigue dejando tras de sí. Más de medio millón de muertos, 200.000 personas desaparecidas, 5,6 millones de personas refugiadas, 6,7 millones de desplazados internos, 13,4 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria para vivir, más de 2,4 millones de niños y niñas sin escuela. En total un 60% de menores pasa hambre. «Más del 80% de la población vive en la pobreza. Ahora ya no nos enfrentamos a los bombardeos diarios. Nos enfrentamos a otro tipo de guerra, la económica», añade Pier Jabloyan, misionero salesiano.

Siria: la esperanza en medio de la barbarie 

Desde el inicio de la guerra, los misioneros salesianos decidieron quedarse para acompañar a la población, sobre todo a los niños, niñas y jóvenes. Más de 2.200 menores y jóvenes acuden a los centros juveniles de Damasco y Alepo, donde encuentran un «oasis de paz». “Aquí juegan y se relacionan con sus amigos y se olvidan del sufrimiento y de las consecuencias de la guerra”, explican los misioneros salesianos.

«Todo el mundo en este país tiene a alguien a quien llorar. Hemos perdido a un niño de 8 años, Jack, asesinado por una granada de mortero mientras esperaba el autobús, y también a Anwar y Michel, por una bomba que cayó en su casa», lamenta el misionero. «El final de 2016 fue terrible cuando no paraban de caer bombas día y noche», dice Jabloyan.

A la guerra y la pobreza hay que sumarle las consecuencias del coronavirus. «En Siria, el número de casos de coronavirus no son como en Europa, pero son demasiados para un país donde la mayoría de los hospitales y centros sanitarios no funcionan, están destruidos a causa de la guerra», dice una de las jóvenes que acuden al centro salesiano de Damasco. El 42% de los hospitales del país están destruidos y el 70% del personal sanitario ha huido.

Desde Misiones Salesianas han seguido apoyando  a la población siria y a los que han tenido que huir a países como Turquía o Líbano. Cuando se cumplen los diez años de este conflicto, los salesianos hacen un llamamiento a toda la comunidad internacional para conseguir una paz duradera en Siria y apoyar a una población que vive en la carestía de medios y la inseguridad.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa