A la derecha, Martin Krenn
Iglesia en España

Martin Krenn: «Muchos ciudadanos son conscientes de ello y están dispuestos para el cambio»

Dentro de la jornada sobre cambio climático y cuidado de la casa común, Martin Krenn, responsable de justicia climática de KOO/CIDSE Austria, ha llevado un mensaje claro: «El cambio es urgente y muchos ciudadanos son conscientes de ello y están listos». CIDSE es una organización al estilo de Manos Unidas en España que integra 18 organizaciones católicas «que luchan por la justicia social y trabajan por un cambio transformacional para eliminar la pobreza y las desigualdades», según ha explicado Krenn.

Krenn ha hecho un repaso de la historia de las cumbres climáticas desde Kyoto en 1997 donde se llegó al primer gran acuerdo para crear un mercado internacional que permita disminuir las emisiones de CO2, aunque también admitió que se corre el riesgo de que los países hagan trampas. Eso tiene el problema de que «no podemos mentir a la atmósfera». Además, se suma la coyuntura internacional desfavorable para acuerdos en favor del medio ambiente, porque «grandes emisores están dando pasos atrás – especial mención merecen Estados Unidos y Brasil», según ha destacado el ponente.

Es precisamente por ello Krenn ha puesto en un lugar esencial el papel de la ciudadanía: «Esta conferencia es mucho más que sesiones de trabajo de expertos y políticos. El gran interés que despierta esta cumbre, las huelgas de los jóvenes todos estos meses, la atención que prestan los medios al cambio climático, los múltiples anuncios de las empresas, bancos, iglesias, parroquias, sobre el clima, nos muestra que algo está cambiando alrededor del mundo». De otra manera, la situación actual y el esfuerzo que hacen los países, insuficiente, «nos llevará a una temperatura global por encima de 3ºC a final de siglo, y nuestro mundo será irreconocible en 80 años».

 

Caritas Internacional urge al «cambio sistémico» 

Adriana Opromolla, responsable de de Seguridad Alimentaria para Cáritas Internacional, ha urgido a un «cambio sistémico» en todo el mundo para hacer frente a la crisis climática. Para ello, el camino pasa por que los gobiernos lleguen a acuerdos internacionales que permitan hacer frente a la crisis climática, algo pendiente hasta ahora. «El acuerdo de París representa un hito, reconoce la relación de la lucha al cambio climático. Sin embargo, más allá de estas palabras alentadoras, no pone cómo transformar nuestro modelo de producción y consumo, hacia uno con la participación de todos», ha asegurado.

Aunque la sociedad civil, y la Iglesia a través del proceso comenzado por Laudato si, hayan conseguido una amplia concienciación, «los gobiernos necesitan hacer mucho más, implementar sus cláusulas de manera ética». Hay, por tanto, que llamar la atención a los responsables políticos para que se sientan presionados a cambiar.

Print Friendly, PDF & Email