Iglesia en España Última hora

Mario Iceta muestra su deseo de «servir con plena entrega y afecto» a la Iglesia de Burgos

Mario Iceta, acoge este «nuevo tiempo» que se iniciará el próximo 5 de diciembre como arzobispo de Burgos, con el deseo de «servir y cuidar» al «Pueblo de Dios que peregrina en Castilla». Así lo ha expresado este martes, 6 de octubre a las 12 horas, cuando la Santa Sede ha hecho público que el Papa Francisco ha nombrado al obispo de Bilbao como arzobispo metropolitano de la archidiócesis de Burgos.

El prelado de Gernika, en un mensaje conjunto dirigido a la diócesis de Bilbao y a la archidiócesis de Burgos, ha agradecido sus 12 años de ministerio en Bizkaia y ha mostrado el deseo de servir con «plena entrega y afecto» a la «insigne y venerable Iglesia metropolitana de Burgos». Mario Iceta también ha agradecido al Papa el nombramiento, pero al mismo tiempo, se ha mostrado «consciente» de sus limitaciones. El obispo ha recordado su «etapa andaluza», que le marcó «para siempre» y que ha calificado como «inolvidable» tras sus catorce años de servicio en Córdoba. «En esta etapa vasca de ministerio», más de doce años, ha querido destacar los muchos «dones recibidos» y ha agradecido «todas las muestras de cariño y afecto» a la ves que ha pedido perdón «por las veces en las que no he estado a la altura de lo que os merecíais». El prelado ha reconocido a la Iglesia de Bilbao donde se encuentran sus «raíces» y por este tiempo al que ha dedicado «los años centrales» de su vida: «Llevaré en el corazón los lazos de fraternidad y amistad con sus gentes y seguirán latiendo con fuerza». El obispo ha anunciado que el sábado 28 de noviembre, celebrará una Eucaristía de Acción de Gracias en la catedral de Bilbao.

«Con ganas de conocer a todos y cada uno»

Iceta también ha querido dirigirse a su nueva archidiócesis con el deseo de «servir y cuidar» al pueblo burgalés y se ha mostrado «ilusionado» y con ganas de «conocerles a todos y cada uno». No obstante, ha pedido «paciencia a la feligresía de la archidiócesis porque los primeros andares siempre son inseguros y las primeras palabras vacilantes».

Iceta ha querido agradecer a Fidel Herráez, actual arzobispo de Burgos, quien hace un año presentó su renuncia al Papa al cumplir 75 años, «que les haya cuidado con tanta dedicación y esmero» y más en este tiempo de pandemia, donde el prelado ha querido dirigir una palabras de aliento a los habitantes de Miranda de Ebro, quienes están confinados. También ha recordado a los que están en tierra de misión «llevando generosamente la semilla del Evangelio».

Por último, en su mensaje, se ha referido a dos ejes fundamentales de la Iglesia burgalesa para los próximos tiempos: su Plan Pastoral y la celebración del octavo centenario de la catedral «testimonio multisecular de fe, esperanza y amor». La toma de posesión de la archidiócesis se celebrará en la catedral del Burgos el sábado 5 de diciembre.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME