Iglesia en España Última hora

Marifrán Sánchez: «Hay que buscar vías alternativas a los CIE»

La directora del secretariado de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana de la CEE, Marifrán Sánchez, ha señalado esta tarde que es necesario «buscar vías alternativas a los CIE porque no es la solución». Lo ha afirmado durante el diálogo sobre hospitalidad que ha celebrado telemáticamente la red Migrantes con Derechos con motivo de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado.

Sánchez ha señalado, en su intervención, que en estos meses se ha dado un «aumento de las situaciones de irregularidad». Ella ha sido la responsable, en el diálogo mantenido online, de dar un panorama general de cuál ha sido la labor de la Iglesia en  estos meses, que ha ido enumerando. De esta manera, ha ido trasladando el trabajo e inquietudes de las diferentes delegaciones diocesanas que trabajan en migraciones y movilidad humana.

Otro de los temas señalados ha sido el de las peticiones de asilo. «El colapso en los procedimientos y trámites ha derivado en situaciones de extrema vulnerabilidad para los solicitantes de asilo», ha señalado. Al mismo tiempo, ha recordado que se ha detectado un gran número de denegaciones de estas peticiones.

La directora del secretariado ha enumerado algunas iniciativas que desde la Iglesia se han llevado a cabo en estos meses: «Desde muchas parroquias se ha ayudado. En Valencia, desde cuatro parroquias se ha ayudado  a 200 familias. En Toledo, un tarbajo conjunto entre Cáritas y la delegación de migraciones ha llegado a 300 familias… y más en España. Congregaciones y Cáritas han ido atendiendo a los más vulnerables, a necesidades básicas como pago de alguileres, medicinas, apoyo escolar… La Iglesia ha estado ahí para quienes lo ha necesitado», ha  comentado.

Contra la xenofobia

Otro de los asuntos que ha señalado la directora del secretariado de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana es el de que se han detectado brotes de xenofobia. «Hay preocupación en las diócesis por deportaciones, retornos y brotes de xenofbia. El mensaje de que el inmigrante trae algo malo se ha agudizado en época de pandemia», ha destacado. Y, como ejemplo, Sánchez ha comentado cómo ha habido una criminalización de los temporeros en cuanto a los brotes.

Junto con ellos, ha destacado la situación de vulnerabilidad de dos grupos: el de las trabajadoras del hogar, que debían quedarse cuidando a personas mayores, y el de los menores extranjeros no acompañados, muchos de ellos en situación de calle.

Ante todas estas situaciones, la Iglesia debe trabajar en red, y tiene que «seguir acompañando».

La Iglesia, labor «complementaria»

Precisamente, la persona que ha sido responsable de hablar del trabajo en red ha sido Alberto Ares SJ, director del Instituto Universitario de Estudios Migratorios (IUEM) de la Universidad Pontificia Comillas. Se ha referido a la red Migrantes con Derechos, que engloba a un buen número de entidades eclesiales.«Hacemos o intentamos seguir los pasos del Papa mirando al realidad, y así, intentando hacerlo en nuestro contexto, mirando al mundo que nos rodea, vemos en este tiempo que hay muchas cosas que necesitan de nosotros», ha señalado Ares.

En este trabajo en red, Ares ha destacado que la Iglesia tiene una labor «complementaria» a la de otras entidades, y no de sustitución. La Iglesia, en definitiva, «es un agente más». «Es también el criterio de sumar, y el de integralidad», ha añadido. En la acogida de la Iglesia hay muchas maneras, y se hace pensando en «procesos de personas que dejan su tierra y lugares de tránsito».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME