Firmas Rincón Litúrgico

María del Rocío, por el sacerdote Ángel Moreno de Buenafuente

María del Rocío, por el sacerdote Ángel Moreno de Buenafuente

1.- El rocío es bendición

Que Dios te conceda el rocío del cielo, la fertilidad de la tierra, abundancia de trigo y de vino. (Gn 27, 28). “Bendita del Señor sea su tierra, con lo más exquisito del cielo, el rocío, y el agua subterránea, almacenada en lo hondo, con lo mejor de los productos del sol y lo más exquisito de los frutos de las lunas” (Dt 23, 13-14). María es mediadora de bendición.

 2.- El roción, imagen de la Eucaristía

“Por la mañana había una capa de rocío alrededor del campamento. Cuando se evaporó la capa de rocío, apareció en la superficie del desierto un polvo fino, como escamas, parecido a la escarcha sobre la tierra. Al verlo, los hijos de Israel se dijeron: «¿Qué es esto?». Pues no sabían lo que era. Moisés les dijo: «Es el pan que el Señor os da de comer. Esto manda el Señor: “Que cada uno recoja lo que necesite para comer” (Ex 16, 13-15). “Israel habita seguro, | tranquilo mora Jacob, en tierra de grano y de mosto, bajo un cielo que destila rocío.” (Dt 33, 28). María es Mujer eucarística.

3.- El rocío, don de la Palabra revelada

“Escuchad, cielos, y hablaré; oye, tierra, los dichos de mi boca; descienda como lluvia mi doctrina, destile como rocío mi palabra, como llovizna sobre la hierba, como orvallo sobre el césped”. (Dt 32, 1-2). María es madre y cumplidora de la Palabra.

4.- El roció, imagen de la maternidad virgen

“Si cae rocío únicamente sobre el vellón, y todo el suelo queda seco, sabré que salvarás a Israel por mi mano, tal y como has dicho». Así ocurrió. Se levantó de madrugada, estrujó el vellón y exprimió el rocío del vellón, llenando una cazuela de agua. Gedeón dijo a Dios: «No se encienda tu ira contra mí, si hablo una vez más. Permíteme que pruebe solo otra vez con el vellón. Quede seco solo el vellón, mientras que en todo el suelo haya rocío». Y así lo hizo el Señor aquella noche. Quedó únicamente seco el vellón y cayó rocío en todo el suelo.” (Jue 6, 37-40). “Las nubes destilan rocío” (Prov 3, 20). María es Madre Virgen, sin pecado.

5.- El rocío, imagen de la Maternidad divina

“¿Tiene padre la lluvia?, | ¿quién engendra el rocío?” (Job 38, 28). María es la Madre de Dios.

 6.- El rocío y la Madre de la Iglesia

“Ved qué dulzura, qué delicia, convivir los hermanos unidos. Es ungüento precioso en la cabeza, que va bajando por la barba, que baja por la barba de Aarón, hasta la franja de su ornamento. Es rocío del Hermón, que va bajando | sobre el monte Sión. | Porque allí manda el Señor la bendición: la vida para siempre. (Sal 132). María reúne a todos los discípulos de Jesús en oración y en comunión. 

7.- El rocío, imagen del amor divino

“Yo dormía, pero mi corazón velaba. ¡Un rumor…! Mi amado llama: «Ábreme, hermana mía, amada mía, mi paloma sin tacha; que mi cabeza está cubierta de rocío, mis rizos del relente de la noche».” (Cat 5, 2). María es la Amada, la esposa la llenada de gracia y de Espíritu Santo.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
María del Rocío, por el sacerdote Ángel Moreno de Buenafuente, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Ángel Moreno Sancho

Angel Moreno Sancho es Sacerdote de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, donde desarrolla su ministerio pastoral como capellán del monasterio cisterciense de Buenafuente del Sistal, y párroco de diversos pueblos de su entorno. Es también Vicario Episcopal para los Institutos de Vida Consagrada de su Diócesis y Delegado episcopal para el Año Santo Compostelano.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.