Revista Ecclesia » Manos Unidas se alegra de la elección del nuevo Papa Francisco
manos-unidas
Noticias

Manos Unidas se alegra de la elección del nuevo Papa Francisco

(Madrid, 14/3/2013) Tras conocer la elección del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, desde ahora Francisco, como nuevo Obispo de Roma  y Papa de la Iglesia Católica, en Manos Unidas manifestamos nuestra alegría por su elección y nos ponemos a disposición de Su Santidad.

Desde Manos Unidas, la ONG de Desarrollo de la Iglesia Católica en España, deseamos que el nuevo pontífice siga impulsando:

  • La defensa y promoción de los más desfavorecidos y el respeto de los Derechos Humanos.
  • El llamamiento a la comunidad internacional para lograr un verdadero compromiso en la erradicación de  la pobreza y el hambre.
  • La concienciación de que la injusticia que asola a nuestro planeta no depende tanto de la escasez como del egoísmo humano y falta de voluntad política.
  • El diálogo entre las culturas y religiones, para fomentar la paz y crear y una verdadera fraternidad universal.

Recordamos con gratitud el magisterio de Benedicto XVI y, de manera especial todo lo que hace relación a  la caridad  y al desarrollo humano, mostrándonos  que la verdadera caridad cristiana es la vía maestra de la Doctrina Social de la Iglesia y la que da verdadera sustancia a la relación personal con Dios y con el prójimo. Esta caridad “es la principal fuerza impulsora del auténtico desarrollo de cada persona y de toda la humanidad. El amor —«caritas»— es una fuerza extraordinaria, que mueve a las personas a comprometerse con valentía y generosidad en el campo de la justicia y de la paz. Es una fuerza que tiene su origen en Dios, Amor eterno y Verdad absoluta.” (Cáritas in Veritate, 1)



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa