Revista Ecclesia » Manos Unidas: Desplazados en Colombia, un grito de socorro
niño pobreza
Internacional

Manos Unidas: Desplazados en Colombia, un grito de socorro

Manos Unidas: Desplazados en Colombia, un grito de socorro

 50.000 indígenas y 400.000 afrodescendientes, viven acorralados por la violencia y por la codicia en la tierra más rica en recursos de Colombia, que también es la que da cobijo a los más pobres y abandonados… 

  • Manos Unidas ha hecho de la lucha por la defensa de los Derechos Humanos de estas personas, su causa, impulsando un trabajo de desarrollo integral, que se aglutina en el “Programa Integral de Desarrollo en el Medio Atrato”, con el que más de 1.000  familias afrocolombianas de 40 comunidades, reciben formación para reafirmar su identidad cultural y fortalecer sus capacidades productivas y de comercialización.  

 

Desde Manos Unidas y enmarcada en nuestra campaña actual “Un mundo nuevo, proyecto común” este verano, nos paramos en el Chocó colombiano, donde cerca de medio millón de personas sufren las consecuencias de un conflicto armado que dura ya demasiado tiempo.

Manos Unidas lleva muchos años trabajando con y para que estas personas recuperen lo que les arrebató la violencia y la codicia y ha hecho de la lucha por la defensa de los Derechos Humanos de de estas personas, su causa.

Colaboramos con la diócesis de Quibdó  y la Cocomacia (Consejo Comunitario Mayor de la Asociación campesina integral del Medio Atrato) impulsando un trabajo de desarrollo integral, que se aglutina en el “Programa Integral de Desarrollo en el Medio Atrato”, con el que más de mil familias afrocolombianas de 40 comunidades, están recibiendo formación para reafirmar su identidad cultural y para fortalecer sus capacidades productivas y de comercialización. Este programa, en el que se han invertido más de dos millones de euros, se inició en 2008 y ha contado con el apoyo de instituciones y entidades como el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid y de la Obra Social La Caixa.

Además, también con la diócesis de Quibdó y la Cocomacia (Consejo Comunitario Mayor de la Asociación campesina integral del Medio Atrato) trabajamos para garantizar el derecho a la tierra de las comunidades afrocolombianas e indígenas, desplazadas por el conflicto y las actividades económicas ilegales. El proyecto, hace hincapié en la mejora de las condiciones de las mujeres,  que suponen el 75 por ciento de la población desplazada.

Por otro lado, y ya en la diócesis de Apartadó, colaboramos con la Asociación de Consejos Comunitarios del Bajo Atrato (ASCOBA) y Asociación de Cabildos Indígenas del Bajo Atrato (CAMIZBA), que desarrollan parte de su labor en los municipios de Ríosucio y de Carmen del Darién, caracterizadas por la presencia de comunidades de desplazados por causa del conflicto interno.

Precisamente, las diócesis de Istmina, Quibdó y Apartadó, acaban de presentar  vídeo “Crisis Humanitaria en el Chocó”,  que analiza de modo completo y sintético (17 minutos) la situación de crisis humanitaria a la que se enfrenta la población de este castigado departamento colombiano.

Lee más aquí y no te pierdas cada mes en nuestra web el especial  ¡Así actuamos! Objetivo: un mundo nuevo 

¿Más información?

Marta Isabel González Álvarez
Relaciones con los Medios
Comunicación – Manos Unidas
prensa@manosunidas.org T. 91 308 20 20

Foto: Una barcazas en “romería” por la Virgen del Carmen en el Municipio de Riosucio (Bajo Atrato, Chocó, Colombia). FOTO: Carmen Santolaya/Manos Unidas

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa