Apoyo a mujeres en India, uno de los proyectos de Manos Unidas. / Javier Cuadrado.
Iglesia en España Última hora

Manos Unidas desarrolló más de 900 proyectos en África, Asia y América en 2019

Manos Unidas desarrolló, en el año 2019, 540 proyectos nuevos por valor de 36 millones de euros. Junto a los proyectos puestos en marcha en años anteriores, la ONG de desarrollo de la Iglesia Católica desarrolla ya más de 900 proyectos en 57 países de África, Asia y América. Estas iniciativas, emprendidas por cerca de 500 organizaciones locales, apoyaron directamente a millón y medio personas en la mejora de sus condiciones de vida, a las que se suman seis millones apoyadas de manera indirecta.

Son datos que se desprenden de la memoria del año 2019 presentada por la entidad. Ricardo Loy, secretario general de Manos Unidas, destaca esta financiación eminentemente privada, lo que «asegura la independencia de la ONG y nos permite dedicar el 90 % de los fondos a los fines de sensibilización y cooperación al desarrollo». En concreto, el 88,1% de los 43 millones recaudados por la ONG vinieron de fuentes privadas, principalmente aportaciones de socios y colectas en parroquias y entidades religiosas.

Apoyo a la mujer, derechos humanos, o apoyo en emergencias fueron algunas de la áreas en las que se desenvolvió la ayuda de Manos Unidas. En palabras de Clara Pardo, presidenta de Manos Unidas, «las seis décadas de trabajo en los países más empobrecidos de África, Asia y América nos han dejado una lección muy clara: fomentar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres no solo es lo moralmente correcto, sino una de las vías más importantes para impulsar el desarrollo social y la construcción de un mundo más justo y sostenible».

El apoyo a las mujeres es una línea transversal en todas las iniciativas de desarrollo apoyadas por Manos Unidas y fue el ámbito de actuación específico en 69 proyectos del área de intervención «derechos de las mujeres y equidad». Asimismo, los ámbitos más apoyados fueron el de «educación», con 172 proyectos, y el de «alimentación y medios de vida», con 103, seguidos del de «salud» (73), «derechos humanos y sociedad civil» (65), «agua y saneamiento» (36) y «medio ambiente y cambio climático» (22).

«Concebimos el desarrollo desde una perspectiva integral –afirma Ricardo Loy, secretario general de Manos Unidas–, centrado en la persona y con un enfoque de derechos por el que promovemos no solo el acceso a bienes y servicios, sino la participación activa de todas las personas y agentes implicados».

Se duplican las intervenciones humanitarias y de emergencia

«Somos una ONG de desarrollo que trabaja para que las comunidades más empobrecidas sean autosuficientes, pero reservamos parte de nuestros fondos para aquellas situaciones críticas en las que nuestros socios locales nos piden una ayuda acuciante», asegura Clara Pardo.

En relación a 2018, Manos Unidas duplicó el pasado año sus intervenciones de emergencia, con 64 proyectos repartidos entre acciones de emergencia en crisis provocadas por conflictos y desastres naturales, por un lado, e iniciativas de ayuda humanitaria relacionadas con necesidades y situaciones graves que se prolongan en el tiempo, como es el caso del acompañamiento a migrantes, refugiados y desplazados en países de Oriente Medio, el Cuerno de África y América Latina.

El grueso de las acciones –cerca del 75 %– se dirigió a paliar las consecuencias de sequías, desastres naturales y crisis sociales en el continente africano. Es el caso de los proyectos emprendidos ante el virulento ciclón Idai, que afectó a Mozambique, Malawi y Zimbabue, los contextos de violencia en Camerún y Sudán del Sur y las crisis alimentarias sufridas en Etiopía y Kenia.

Casi un millón de personas (999.215) fueron apoyadas a nivel global a través de estas iniciativas, por un importe total 3.742.404 €. La presidenta de Manos Unidas interpreta este aumento de las intervenciones humanitarias y de emergencia como «un signo del mundo convulso» en que vivimos, donde el hambre y la pobreza son causa y consecuencia de crecientes conflictos. «Todo está interrelacionado, como nos recuerda el papa Francisco, y esto es algo que ha quedado dolorosamente claro durante la pandemia del coronavirus. La acción humana está en la raíz de muchos problemas, pero también de la solidaridad».

60 años de sensibilización en localidades de toda España

La Memoria da cuenta también de algunas de las actividades realizadas por las Delegaciones y los Servicios Centrales de Manos Unidas con el fin de conmemorar el 60 aniversario de la ONG y seguir contribuyendo a la sensibilización de la sociedad española y a la captación de recursos para financiar su labor de desarrollo.

«Si pensamos en las 72 Delegaciones diocesanas en toda España, los más de 500 equipos comarcales, los 5.788 voluntarios y los 147 trabajadores contratados, la imagen resultante impresiona porque pone a pie de calle la colaboración, el compromiso y la solidaridad de muchas personas, muchas más de las involucradas directamente en la organización», afirma Ricardo Loy.

Entre las numerosas actividades de sensibilización y educación para el desarrollo realizadas, destacaron la campaña «Creemos en la igualdad y en la dignidad de las personas»; los Premios Manos Unidas 60 Aniversario; la X edición del Festival de Clipmetrajes; La Noche de CADENA 100 y las campañas realizadas por redes y alianzas nacionales e internacionales de las que Manos Unidas forma parte, como es el caso de CIDSE y Enlázate por la Justicia.

Para Clara Pardo, la publicación de esta Memoria es, además, «una oportunidad más para agradecer a los miles de personas que nos han acompañado a lo largo de los años, sin cuyo compromiso no hubiera sido posible nuestro trabajo, y un llamamiento a la solidaridad de todos de cara a estos tiempos difíciles y los que están por venir».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME