Revista Ecclesia » MANOS UNIDAS: cumplimiento del 3º Objetivo del milenio
voluntarios_de_manos_unidas
Internacional

MANOS UNIDAS: cumplimiento del 3º Objetivo del milenio

Por Jesús García de Pablos

El pasado año fue elegido, como voluntario de Manos Unidas, para visitar los proyectos de cooperación que esa organización está realizando en Honduras, a través de los socios locales. Lo primero que te llama la atención cuando llegas a ese país, es la falta de organización social que afecta al desarrollo social y económico de la población.Honduras ocupa actualmente la posición 121 en cuando al Índice de Desarrollo Humano de la O.N.U., cerca del 64% de la población es pobre, situación que se ve agravada por la enorme desigualdad entre los distintos niveles sociales y la marginación de la mujer y del medio rural. Es un país que sufre la crisis económica mundial, y que intenta compensarla con la exportación de sus productos tradicionales (banano, aceite de palma, etc.), así como de la producción de su industria manufacturera (las maquileras), multinacionales que aprovechan la mano de obra barata para confeccionar sus productos, sin reinvertir sus beneficios en el país.

La primera ciudad que visitamos fue San Pedro Sula, una ciudad que podríamos decir es la capital económica del país, donde se concentra la industria de cara a la exportación, pero que sufre graves problemas de inseguridad como consecuencia de la actuación de las “maras”. No obstante, pudimos salir a visitar los proyectos financiados por Manos Unidas a través de Caritas de San Pedro Sula, proyectos dirigidos en primer lugar al desarrollo rural, creación de cooperativas de cacao, de producción de semillas, etc. Los más llamativos fueron los proyectos de creación de cooperativas, formadas por mujeres, para la producción de pan, a través de la concesión de micro-créditos. Unos proyectos muy interesantes, ya que las citadas cooperativas estaban formadas por madres solteras con cargas familiares, pudiendo salir adelante gracias a estos proyectos. También visitamos otro tipo de proyectos, como un centro sanitario cuyo material y medicinas había sido financiado por Manos Unidas, y otro relativo a la asistencia legal a mujeres maltratadas y la promoción de la mujer.

Después de visitar los proyectos agropecuarios dirigidos por Caritas de la ciudad de Santa Rosa de Copan, pudimos visitar la capital del país, Tegucigalpa, una ciudad que se extiende por un valle y cuyas colinas están llenas de casas con techo de latón, sin desagüe y agua corriente, que acogen a los campesinos que buscan un nuevo porvenir.

La sorpresa fue encontrarnos con el proyecto del padre Patricio, que está haciendo una labor inconmensurable a favor de los niños de la calle. A través de la asociación que él dirige, ha conseguido crear colegios y escolarizar a más de 5.000 niños, que reciben educación y alimentación gratis, ya que 3.500 se encuentran apadrinados en España. Nos enseñó los dispensarios de salud, farmacia, centros de la tercera edad, educación para adultos, etc., que ha creado para atender a la gente necesitada.

El próximo día 10 de febrero se celebrará en las parroquias la colecta para la financiación de proyectos de Manos Unidas, concretado este año en Objetivo de Desarrollo del Milenio número 3 “Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer”, sirva este testimonio para alentar vuestra generosidad.

 

Jesús García de Pablos

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa