Iglesia en España Noticias

Maestros con apellido

En el número 4008 de ECCLESIA, el periodista Pablo M. Ibáñez escribe sobre los maestros, a raíz del XV Congreso de Escuelas Católicas que se está celebrando en Madrid. Léelo aquí: Maestros con apellido

Año 2050. De entre las muchas cosas que han cambiado en las últimas décadas, una de ellas ha sido el modo en que se forma al profesorado. Desde hace mucho tiempo el nuevo sistema ha alargado el número de años que dura la carrera universitaria de Magisterio. Los futuros profesores no aprenden solo métodos pedagógicos, ahora también hay asignaturas de relaciones públicas, comunicación, gaming, acompañamiento y muchas otras aptitudes que el Ministerio de Educación ha visto necesario impartir. Se calcula que, de media, los estudiantes de Magisterio pasan casi diez años en la universidad.
Quizá sea una exageración, pero cuando imaginamos el futuro de la educación no tenemos muy claro a qué nos estamos refiriendo. El contexto actual, con su enorme evolución en diferentes ámbitos, hace imposible imaginar lo que puede surgir después del último gran invento de la marca tecnológica del momento o del gurú educativo de moda. No solo en el ámbito de la técnica, sino también desde el punto de vista pedagógico o, en el caso de las escuelas de ideario católico, el pastoral. La relación con las familias y con el entorno, la presencia en las redes sociales, la comunicación interna entre los miembros del colegio… cada vez más y más frentes que los centros educativos tienen que atender para asegurar su supervivencia. El principal reto de los colegios hoy es el aumento de la competitividad. Si bien un centro educativo no es una empresa al uso, la falta de alumnos puede condicionar la existencia de algunos de los casi 29.000 colegios que hay en España. En el año 2018 en España nacieron 367.374 niños y niñas, el dato más bajo desde 1996. Además, si buscamos la tasa de natalidad (es decir, el número de bebés que nacieron por cada 1.000 habitantes) 2018 registró un 7,86%, la cifra más baja desde 1960.
Esta realidad alumbra una conclusión lógica: el «mercado» de la educación en España se está quedando, poco a poco, sin «clientes». Si las cifras no dan un vuelco —y la tendencia de natalidad no es optimista al respecto—, la competencia entre los centros educativos, en especial en las provincias con menos población, puede ser cada vez más dura.

Sigue leyéndolo aquí

Print Friendly, PDF & Email