Revista Ecclesia » Luis Argüello, ante la Ley Trans: «Cuando se desprecia el vínculo con el propio cuerpo, la sociedad se disuelve a favor del poder»
Luis Argüello, ante la Ley Trans: «Cuando se desprecia el vínculo con el propio cuerpo, la sociedad se disuelve a favor del poder»
Iglesia en España Noticias Última hora

Luis Argüello, ante la Ley Trans: «Cuando se desprecia el vínculo con el propio cuerpo, la sociedad se disuelve a favor del poder»

A propósito del borrador de la Ley Trans, el obispo auxiliar de Valladolid y secretario general de la Conferencia Episcopal Española,  Luis Argüello,  se pronunció en un tuit el día de ayer sobre la ambigüedad, desde un ámbito moral, que propicia el que «algunos de los que rechazan el cambio de domicilio de unos contribuyentes, apoyan el cambio de sexo como derecho de autodeterminación».

El documento al que remite Argüello, elaborado desde el Ministerio de Igualdad —presidido por Irene Montero, de la formación política Unidas Podemos—, ha visto la luz antes de tener una visión armonizada sobre esta misma cuestión con su socio de gobierno, el PSOE, que por ahora se ha desmarcado de las líneas planteadas en esta nueva ley que buscará acomodo parlamentario para su discusión durante este mes de febrero.  En un comunicado de junio de 2020 a sus secretarios de igualdad, el PSOE remarcó que «una polémica creciente respecto a la utilización y la confusión, en ocasiones interesada, de algunos conceptos fundamentales en el feminismo, como son el sexo y el género. Hay teorías (concretamente la teoría queer) que van ganando terreno en el mundo académico y activista, y que niegan la existencia del sexo biológico, por lo que desdibujan y difuminan la realidad de las mujeres».

Este nuevo choque de pareceres entre socios de gobierno, como es la relación de las personas con su propio cuerpo y sexualidad, incide en el intento de Unidas Podemos de marcar distancia respecto al marco legal vigente en esta materia (Ley 3/2017), que requería a las personas que desearan someterse a un tratamiento quirúrgico para cambiar de sexo, contar, por lo menos, con un aval médico y psicológico.

Esta reformulación desde instituciones gubernamentales de lo que la persona es ontológica y biológicamente supone imbuir a la sociedad  en un nuevo vórtice de sucesos que, de algún modo, requiere de una reflexión serena y prudente. Entre tanto, recuperar el valor intrínseco de lo que somos, del entorno  familiar en el que nos desplegamos y del país que nos acoge y nos hace posibles, es fundamental para no acabar disolviéndonos en la dialéctica ideológica que busca, cada vez con más ahínco, hacerse predominante en la cultura del ruido.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa