Coronavirus Noticias

Luis Argüello: «La incertidumbre que estamos viviendo nos ha descubierto vulnerables»

La pandemia, pero también el aislamiento, ha supuesto un desafío para la razón en muchos aspectos. La científica, la social y también para la vital. «todos nos hemos descubierto vulnerables». Ante esta premisa debatieron en un encuentro virtual el Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, y la filósofa y consejera permanente de Estado, Victoria Camps, que han arrancado este 5 de mayo una serie de foros de encuentros sobre El Mundo después del COVID-19, con este diálogo con el título «Nuevos tiempos ¿nuevas personas?». El director de la Fundación Pablo VI, Jesús Avezuela, organizador de estos encuentros, ha dado paso a los ponentes que han debatido alrededor de una hora sobre la sociedad que emergerá tras el COVID-19, en un diálogo moderado por el periodista de COPE Fernando de Haro.

«Un reto para la razón pero también para el sentimiento, ya que nos movemos por aquello que nos motiva y esta situación nos ha dado la sensación de miedo por desconocimiento». Así comenzaba hablando el secretario general de la CEE, que ha puesto de manifiesto como «la incertidumbre y la imprevisión nos ha demostrado nuestra propia vulnerabilidad ante algo tan pequeño que nos ha modificado la vida»

En esta misma línea, Camps ha destacado que «la experiencia del coronavirus es una muestra de que la naturaleza no tolera un transhumanismo que busca acabar con el ser humano para transformarlo otra cosa». La limitación ante la enfermedad se ha unido «la incertidumbre, que nos da más conciencia de la finitud y la contingencia». Es como si el virus, ha profundizado, «se hubiese vengado del olvido que la sociedad había hecho de la limitación humana».

Un corazón inteligente

Además, ambos ponentes han coincidido en que durante esta crisis sanitaria ha aparecido otro factor en la realidad que antes ocupaba un plano escondido: el sufrimiento. La muerte se ha comportado como un despertador que nos han hecho caer en la cuenta de aspectos que ya estaban, pero que por nuestra manera de concebir el tiempo, cada vez más cíclica, sin la referencia a Dios en nuestras vidas, nos llevaba a erradicarlo de la misma.

Superar la dialéctica de contrarios

Algo en lo que ya ha insistido en más ocasiones el portavoz de los obispos es en superar la dialéctica de contrarios: «O lo uno o lo otro». En este gran cambio de época que estamos viviendo «debe ser importante superar esta dialéctica. La forma de pensar cristiana habla de una realidad trinitaria en la que hará una referencia a un tercero que ayude a que los aparentemente contrarios puedan llegar a un encuentro para encontrar el buen común». Y ese es el papel que tenemos que interpretar en esta sociedad, «imprescindible en nuestra democracia para llegar a un bien común». Al respecto, Victoria Camps añadió que «de la misma forma es imprescindible añadir la auténtica libertad de hacer las cosas bien: No ausencia de normas, sino las que nos imponemos a nosotros mismos». Un aspecto que también se le requiere a los líderes que según han coincidido «tiene que llamar a la cooperación» y en este sentido «ahora mismo no se ve, no hay un liderazgo claro».

Print Friendly, PDF & Email