Coronavirus Iglesia en España

Luis Argüello: «Esta situación nos hace reflexionar sobre la fragilidad-humildad de nuestro ser»

El secretario general de la CEE, Luis Argüello, obispo auxiliar de Valladolid, explica en una entrevista en Religión Digital, que esta situación de dolor y confinamiento «nos está haciendo reflexionar, eso espero, sobre la fragilidad-humildad de nuestro ser, sobre la importancia de tantas pequeñas cosas y grandes que disfrutamos sin agradecer; también sobre el drama de la forma de morir y el acompañamiento en ese trance. La familia, el cuidado a los mayores, los ritos fúnebres y el duelo, la alegría y la esperanza en medio del dolor, han marcado siempre a las civilizaciones, más aún, son origen de civilización. El servicio a los descartados va a ser también una piedra de toque». Tras compartir su día a día en estas semanas, el obispo tiene claro que «seremos mejores si damos pasos, personales, relacionales e institucionales en estos campos. Se produce ahora una situación paradójica: confiamos en la ciencia y técnica para salir adelante, disfrutamos estos días en casa de muchos recursos tecnológicos, y, al mismo tiempo, anhelamos la humanidad que el paradigma tecnocrático ha puesto en segundo plano».

Preguntado por su rutina diaria, comparte que su día está organizado por una fuerte disciplina horaria para la oración, la Eucaristía, el trabajo, el ejercicio físico, el diálogo con las personas, el ocio… Así lo explica él mismo: «Con fuerte disciplina horaria dedico el tiempo a: la oración y lectura a lo largo del día en tres momentos; el trabajo de animación y coordinación pastoral a través de los actuales medios digitales, con reuniones por videoconferencia; ejercicio físico, tareas domésticas y ordenación de libros y papeles; celebración litúrgica; conversación telefónica con familiares y sacerdotes; saludos desde la ventana, un solo telediario al día y selección de podcast de noticias de radio, repaso de la prensa a la que estoy suscrito, un capítulo de una serie, descanso».

Otro de los temas se centra en la actuación policial, por ejemplo, en la catedral de Granada mientras el arzobispo celebraba los oficios del Viernes Santo. El secretario general de la CEE destaca que «la actuación policial legítima en la calle, desde mi punto de vista, ha sido desmedida en los templos, sobre todo cuando se ha interrumpido una celebración ya comenzada, pues no ha tenido en cuenta el citado articulo 11 del Decreto que estableció “estado de alarma”, no de excepción. En la aplicación de la normativa  ha habido algún conflicto aislado, pero en otros muchos campos, buena colaboración». Porque la Iglesia se ha regido por dos criterios: el de acoger e invitar a la propuesta de quedarse en casa y la celebración de la Eucaristía sin pueblo.

Lee aquí la entrevista completa

Print Friendly, PDF & Email