Revista Ecclesia » Luis Ángel de las Heras en la Asamblea general de CONFER: «Jesús es siempre transformador, nos hace crecer y sacar lo mejor de nosotros»
Iglesia en España Última hora

Luis Ángel de las Heras en la Asamblea general de CONFER: «Jesús es siempre transformador, nos hace crecer y sacar lo mejor de nosotros»

Jesús es «siempre transformador, nos hace crecer y sacar lo mejor de nosotros». Con estas palabras, tras la apertura de la Asamblea General de la CONFER el 3 de noviembre, el obispo de León y presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, Luis Ángel de las Heras CMF, articuló su ponencia marco.

https://twitter.com/MediosConfer/status/1456277019491123208

Respondiendo a la pregunta eje de la Asamblea General de CONFER: «Señor, ¿qué quieres de nosotros hoy?». Estamos comenzando las tareas de un sínodo sobre la sinodalidad «y la Vida Consagrada, como la Iglesia, tiene sus estructuras sinodales. El Papa Francisco ha elegido tres verbos encontrar, escuchar y discernir que impulsan las tres expresiones teológicas del lema sinodal: comunión, participación y misión».

«Encontrarnos en comunión podemos descubrir qué nos pide el Espíritu Santo»

El encuentro con Jesús, explicó, «es siempre transformador. Nos cambia, nos hace crecer en plenitud y saca lo mejor de nosotros mismos. El encuentro con los demás, con los hermanos ha de ser también renovador, siempre que sea valiente, abierto, fluido, deseado por todos. Encontrándonos en comunión podemos descubrir qué nos pide el Espíritu Santo».

Por otra parte, escuchar, «también a quienes, alejados, no creyentes o miembros de otras confesiones y religiones quieran hablarnos por el bien de la Iglesia».

Por último, el proceso de discernimiento «nos transforma iluminando la misión que hemos de desarrollar con la guía del Espíritu Santo que habla a las Iglesias, a la Iglesia, a la vida consagrada».

Retos y desafíos

Los temas de preocupación de la vida consagrada en España «vienen repitiéndose con insistencia desde hace cuatro décadas: la disminución numérica tanto por escasez vocacional como por el envejecimiento de las personas consagradas con sus consecuencias vitales, apostólicas y económicas».

En los últimos años se van añadiendo otras preocupaciones, también comunes en toda la Iglesia, con la diversidad que construye la unidad de la comunión. «Como el escándalo de los abusos que es suficientemente grave por encima de los números, pues, cada caso merece toda la consideración para reparar a la víctima, recorrer caminos de justicia restaurativa y reformar cuanto sea preciso de forma que no vuelva a darse ningún tipo de abuso».

Pese a que como expresó el prelado «hemos dicho hasta la saciedad que ninguna dificultad debe hacer perder la confianza y la fuerza evangélica de la vida consagrada, que será siempre actual y operante en la Iglesia, todavía sigue siendo un reto reconocer y potenciar las fortalezas, al mismo tiempo que gestionamos bien las debilidades».

Con frecuencia «manifestamos autocríticas, pero nos cuesta recibir y sacar partido a las críticas externas con la sencilla regla de examinar lo que tienen de verdad para quedarnos con lo que nos puede hacer mejorar, cambiar y crecer».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa