Noticias

Lugo: Eucaristía de inicio de curso pastoral e inauguración del Año de la Fe

Mons. Alfonso Carrasco“Es el amor de Cristo el que llena nuestros corazones y nos impulsa a evangelizar. Hoy como ayer, Él nos envía por los caminos del mundo para proclamar su Evangelio a todos los pueblos de la tierra”.

Esta tarde en la Catedral de Lugo, el Obispo de la diócesis, Mons. Alfonso Carrasco Rouco, presidió la Eucaristía de comienzo de curso pastoral e inauguración del Año de la Fe. A esta celebración asistieron sacerdotes y agentes de pastoral de toda la diócesis para unirse a esta celebración que marca el comienzo de este año de gracia convocado por el Papa Benedicto XVI y sobre el que girará la labor pastoral de la diócesis.

 

En su homilía el Obispo de Lugo resaltó la importancia de esta convocatoria a vivir el Año de la Fe “como un impulso que nos lleve a reanimar nuestra relación personal y comunitaria con Nuestro Señor Jesucristo. Nos tiene que llevar a una reflexión sobre nuestra tarea evangelizadora en las circunstancias actuales de nuestra diócesis, para hacer posible una mejor transmisión de la fe y un fortalecimiento de nuestras comunidades, frente a un ambiente de secularismo y desnaturalización de nuestra fe cristiana”.

Mons. Alfonso Carrasco recordó que es necesario redescubrir  la alegría de creer y volver a encontrar el entusiasmo de comunicar la fe: “Que este Año de la fe haga cada vez más fuerte la relación con Cristo, el Señor, pues sólo en Él tenemos la certeza de mirar al futuro y la garantía de un amor auténtico y duradero”. “Al mismo tiempo,- siguió  nuestro Obispo- renovamos la memoria agradecida por nuestra historia, por lo recibido de nuestra parroquias y comunidades, en que se nos ha transmitido la fe, de nuestros santos, de los maestros de vida que nos han guiado, de nuestras casas y familias en las que hemos aprendido a ser personas amadas, por sí mismas, a la luz y con la gracia del Evangelio”.

En referencia a la celebración del 50º aniversario del Concilio Vaticano II, el Obispo lucense, quiso animarnos a reflexionar sobre el camino hecho desde entonces, porque “nos ayuda a comprender el significado inmenso de la fidelidad, del testimonio de la fe que perdura a lo largo de los años, de la presencia con nosotros de Cristo, que es el mismo ayer, hoy y siempre, y de la permanencia de su Iglesia en el medio del mundo”.  

La necesidad de impulsar la acción evangelizadora y de convertirnos en sujetos activos de la misma fue otro de los puntos en los que incidió Mons. Alfonso Carrasco: “No podemos esperar, ni sería bueno siquiera desear que otros den forma a nuestras vidas y construya nuestras familias y nuestras casas; ceder a tal prerrogativa sería abandonar la propia responsabilidad ante la existencia, poniendo en juego libertad, dignidad y hasta el propio destino. De ahí al urgencia de la vigilancia y la energía de nuestro propio corazón que se despierta a la esperanza y al amor con la fe, al encuentro con Aquel que nos amó primero y cuya cercanía nos es testimoniada en la historia de muchas maneras. La convocatoria de este Año de la Fe es providencial, porque es una llamada de nuestros Señor a asumir el verdadero protagonismo en nuestras vidas, y a volver la mirada al Evangelio, a la gracia de Dios y a la comunión de los hermanos”.

Para finalizar, el Obispo de Lugo, quiso señalar las principales líneas de acción pastoral que nuestra diócesis deberá asumir durante este curso y a las que estarán dedicadas todas las iniciativas que se planifiquen este año: “Este año nuestra línea de acción fundamental será promover nuestra conciencia de ser creyentes, el sentido de nuestras como comunidades vivas, y el conocimiento de los contenidos de nuestra fe, que necesitamos recordar todos, pequeños y grandes, ya que vivimos en un mundo que los desconoce casi por completo”.

 

Bendición de la réplica de la Virgen de los Ojos Grandes

En la celebración el Obispo de Lugo procedió a bendecir la réplica de la imagen de Nuestra Señora de los Ojos Grandes, patrona de Lugo. Imagen que recorrerá las distintas parroquias este año: “la acogeremos especialmente este año de la fe en nuestras casas y comunidades, viendo en ella el miembro más excelso de nuestra Iglesia, la representante verdadera de nuestra parroquia y nuestra diócesis. En ella se ha ce visible y resuena la más íntimo y verdadero de nuestra tradición y de nuestra esperanza”.

 

 

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.