JMJ Rio 2013

Los zamoranos en la JMJ, sorprendidos por la hospitalidad de los católicos brasileños

peregrinos-zamora-jmj

Los peregrinos zamoranos que participan en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Río de Janeiro nos ponen al día sobre su estancia en Brasil. Además del testimonio de todo lo que están haciendo y viviendo en las comunidades que los acogen, nos expresan su sorpresa y dolor por el accidente ferroviario de Santiago de Compostela.

Foz de Iguazú, 25/07/13. Llegamos a las tres de la tarde a Brasilia, hora local (+5 de España) el domingo 21. Nos sorprendió la acogida tan calurosa que nos dispensaron los hermanos de las parroquias de San Camilo y de Nuestra Señora de la Consolación de la capital brasileña en el mismo aeropuerto. Cantaban y bailaban y las familias de acogida nos esperaban con los brazos abiertos para llevarnos a sus casas y poder allí descansar y reponernos del viaje.

 

Entre la oración, las visitas y la misión

 

Al día siguiente, lunes 22, rezamos laudes en la parroquia de San Camilo y después fuimos a hacer misión a una plaza cercana a la parroquia. Hubo algunos testimonios de hermanas y hermanos. Era difícil que alguien se parara y escuchara, pues Brasilia es una ciudad enorme, con un ritmo trepidante; se necesita coche o autobús o metro para ir de un lado a otro. Pero, con todo, algunas personas se pararon, se sentaron y escucharon el anuncio del amor de Dios.

 

Después regresamos a la parroquia, donde comimos todos juntos en uno de los salones parroquiales, para visitar por la tarde algunos lugares emblemáticos de la capital brasileña, como la iglesia de los salesianos, la Catedral, etc. El día termino con la celebración de la eucaristía en la parroquia de Nuestra Señora de la Esperanza, una iglesia construida según la nueva estética, al servicio de la nueva evangelización.

 

En ella, la comunidad de pintores de Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal, ha pintado la corona mistérica mas grande del mundo, con murales de 4×4 metros, representando todos los misterios de la vida del Señor (un muro de 40×4 metros). Presidió la eucaristía parroquial un obispo de Honduras, al que acompañaban parte de sus diocesanos, el grupo de España (del que formamos parte los 16 zamoranos) y feligreses de la Esperanza.

 

El martes 23 celebramos las laudes en la parroquia de Nuestra Señora de la consolación y después hicimos misión en un lugar cercano a la parroquia con el mismo esquema que el día anterior. Comimos también en el salón parroquial y por la tarde visitamos el Seminario Redemptoris Mater para la nueva evangelización de Brasilia, uno de los más grandes del mundo, con capacidad para 120 seminaristas y cercano al lugar exacto en el que San Juan Bosco soñó que sería el emplazamiento de Brasilia.

 

Allí visitamos las instalaciones, algunos seminaristas nos contaron su vocación y celebramos la eucaristía, pudiendo adorar al final la reliquia de la santa cruz que se custodia en la cripta del Seminario. Después regresamos a nuestras casas y algunas familias se unieron para una pequeña fiesta de bienvenida.

 

Sorprendidos por la hospitalidad

 

El miércoles 24 celebramos también las laudes en la parroquia de San Camilo y después subimos los equipajes al autobús y fuimos a comer a una churrasquería, restaurante típico de Brasil, para acercarnos después al aeropuerto y embarcar a nuestro próximo destino antes de viajar a Rio el viernes: Foz de Iguazú. Llegados allí, fuimos acogidos en el centro de convenciones de esta localidad.

 

Nos ha sorprendido la hospitalidad de las familias de acogida y su testimonio de fe. Brasil es el país mas católico del mundo. Brasilia es una ciudad muy grande en la que se vive muy deprisa y en la que la gente del centro vive muy alejada de Dios (el plano original de Dios es un boeing), la gente de las periferias (hasta 23 ciudades satélites) están muy abiertas al anuncio del evangelio, lo hemos podido comprobar, son comunidades vivas, luminosas e ilusionadas.

 

He aquí algunos de los testimonios que ofrecen los peregrinos zamoranos:

 

«Nos quedamos aquí. Se ve el amor de Dios a través de los hermanos que no nos conocen de nada» (Loreto Megido).

 

«Hemos conocido la Iglesia de Brasil, hermanos que viven la fe con mucho compromiso y hemos vivido la acogida y la hospitalidad cristiana en su máxima expresión» (David Villalón).

 

«El trato que nos han dado ha sido excepcional» (Manuel Lago).

 

«Nos hemos sentido como los peregrinos que vinieron a nuestras casas hace dos años» (Isabel Megido).

 

«Acogidos y queridos» (Sara Merino).

 

«Nos hemos enterado aquí en el aeropuerto del accidente de tren de Compostela y estamos rezando por las víctimas, por los familiares y por los heridos» (Laura Toranzo)

 

«Dios nos estaba hablando en Brasilia, hemos podido hablar de él, y él nos ha hablado a nosotros» (Raquel Villarino).

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.