Santa Sede

“De los tubos a los bits”. Tecnología y tradición de la Capilla Musical Pontificia

“De los tubos a los bits”. Tecnología y tradición de la Capilla Musical Pontificia

El Coro más antiguo del mundo, afirma Mons. Massimo Palombella, cuenta desde el 2017 con un nuevo órgano digital para las celebraciones papales en la Plaza y en la Basílica de San Pedro.

 

“Nuevas exigencias necesitan nuevas soluciones”, con estas palabras Mons. Massimo Palombella, Director de la Capilla Musical Pontificia “Sixtina”, comenta a los micrófonos de nuestro colega Massimiliano Menichetti, la novedad introducida a fines de 2017, en el uso de un nuevo órgano digital para las celebraciones papales en la Plaza y en la Basílica de San Pedro.

El Director de la Capilla Musical Pontificia “Sixtina” señala que, es una gran oportunidad que el nuevo instrumento esta en grado de cubrir con su “excelencia” el entero espacio acústico de uno de los más grandes lugares de culto. Una realidad hecha posible gracias a la donación de la empresa estadounidense, Allen Organ Company, líder en el sector desde hace 70 años.

El nuevo órgano digital acompañará las celebraciones papales de fin de año

El nuevo instrumento musical debutó en la Basílica de San Pedro la noche del 24 de diciembre, en la celebración de la Misa de la Natividad del Señor; además, el instrumento acompañará las celebraciones papales de fin de año. Así, este instrumento se suma al ya presente y precioso órgano tubular, ubicado en el Altar de la Catedra, que permanece insustituible para todos los eventos que se desarrollan en esta área: “Ahí – explica Mons. Palombella – es realmente útil en toda su amplitud a través del sonido real de los tubos, sin tener que ser amplificado”. De hecho, hasta hoy, el sonido de los tubos de aire eran reproducidos por micrófonos y difundidos a través de los amplificadores en toda la Basílica, en la Plaza de San Pedro y, a través de la señal internacional, en todo el mundo, con el inevitable corte de frecuencia y no pocos problemas relacionados a sonidos del ambiente.

La Reforma Litúrgica impulsa buscar nuevas soluciones

“Antes del Concilio Vaticano II las celebraciones Pontificias – explica Mons. Palombella – se desarrollaban en la Capilla Sixtina y no existía la cuestión del sonido internacional o de la grabación con micrófonos y sobre todo no existía el órgano de tubos. Las Celebraciones en la Basílica de San Pedro se desarrollaban – y se desarrollan – en el Altar de la Catedra y el órgano de tubos es perfecto para este espacio acústico. Después de la Reforma Litúrgica del Concilio Vaticano II toda la Basílica de San Pedro se convirtió en un lugar de celebraciones, ‘planteado de este modo una continua búsqueda de soluciones’ para difundir, también a través de los medios, un sonido de mayor calidad. Un esfuerzo constante que en estos últimos años ha comprometido y tiene en primera línea a los ‘expertos de la Radio Vaticana’ – hoy Vatican Media – Deutsche Grammophon y la Rai”.

“ Una frontera que cambia con el pasar de los años, de las exigencias y de la tecnología, para tratar de responder mejor, incluso en ámbito musical, al desafío lanzado por el Concilio Vaticano II de una Iglesia capaz de dialogar con la contemporaneidad, mostrar la belleza y hacerse escuchar, valorizando la tradición como una realidad viva ”.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
“De los tubos a los bits”. Tecnología y tradición de la Capilla Musical Pontificia, 5.7 out of 10 based on 9 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Redactora

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • A pesar de que muchos comprendemos que en parroquias pequeñas, con pocos recursos, el órgano digital puede ser la única opción. A pesar de que puede ser conveniente tener uno de estos órganos para tener “algo” mientras se repara un órgano de tubos “de verdad”, que está en proceso de restauración. A pesar de que pueden haber diversas circunstancias que hagan “tolerable” el empleo de un órgano de tubos en una iglesia, creemos que es un error (y de los más gordos), que en San Pedro del Vaticano, haya un instrumento electrónico, en lugar de buscar una solución para llenar de sonidos todo el templo. Solución que creemos debe de venir de algún organero con gran experiencia.

    Sé que estamos en una época en la que “lo que importa es la buena intención”. Si, pero creo que un sacerdote se metería en graves problemas, si se supiera “que con toda la buena intención”, ha sustituido las velas de cera de abeja, por otras de parafina. O que decida aplicar para la unción de enfermos, no el aceite que bendijo el obispo en la misa crismal, sino el que el propio sacerdote tiene en su cocina “con toda la buena intención”, claro.

    Alguno creerá que la buena noticia es que no se haya decidido sustituir al coro por un ejercito de boy scouts con guitarras, cantando temas de los años 60 del siglo pasado. Sin embargo, creo que al final llegaremos a ello.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...