Opinión

Los Trinitarios y la vinculación con la Trinidad

Los Trinitarios y la vinculación con la Trinidad, por fray José Borja

La Santa Regla arranca poniéndonos delante del misterio de la Santísima Trinidad, que da título de reconocimiento a la Orden.


In nomine sanctae et individuae Trinitatis, es la invocación de cabecera e, inmediatamente después, se identifica a los hermanos de la casa de Santa Trinidad (fratres domus Sanctae Trinitatis) como destinatarios de la nueva regla de vida.
El encabezamiento, que no era innovativo pues se conoce uso en tiempos anteriores, fue elegido seguramente por su sintonía con el enfoque trinitario del texto.
El nombre distintivo de la Orden denota más originalidad, ya que nuestro fundador San Juan de Mata, es el primero en la historia de las órdenes religiosas que titula su Orden con el nombre de un misterio, en nuestro caso en el de la Santa Trinidad.

La fraternidad de los hermanos Trinitarios, desde sus orígenes, se ha estructurado a partir de la experiencia trinitaria… De esa experiencia trinitaria nace una fraternidad trinitaria.

Al comenzar la primera norma de la Regla, observamos la íntima relación que expresa entre el ser “hermanos de la casa de la Santa Trinidad” y profesar los consejos evangélicos, o, como diríamos con lenguaje de hoy, entre la consagración a la Trinidad y seguimiento de Cristo.
Así, “todas las Iglesias de esta Orden se intitulen con el nombre de la Santa Trinidad” dato particularmente extraño, porque en el siglo XII había pocas Iglesias dedicadas a la Santa Trinidad.
Juan de Mata, quiso asegurar para sus iglesias y casas un clima trinitario, que al par que sirve de culto a la Trinidad, fuera un horno donde se forjase el trinitario apóstol-redentor-caritativo que él buscaba.

La fiesta de la Trinidad fue desde sus comienzos una ocasión propicia que los trinitarios aprovecharon para dar a conocer el misterio trinitario y difundir su devoción.
Por eso, en la bula de aprobación del Papa Inocencio II, se dirige a Juan de Mata y afirma: “tu deseo de la nueva Orden, está fundada en Cristo. Buscáis más el interés de Cristo que el propio vuestro” todo lo cual tiene que ver con sentimientos de misericordia que proceden de la raíz de la caridad.
Como se refleja en la Regla, muestra a la Trinidad como paradigma y modelo para la realización de una alteridad vivida en lo concreto, en una intención y tensión liberadora.

(Fuente: Identidad carismática de los Trinitarios hoy)

Fray José Borja.

Print Friendly, PDF & Email