Coronavirus Última hora

Los superiores generales de los agustinos recoletos: «Los ajustes van a exigir austeridad sin dejar de ser generosos»

Los superiores generales de la familia agustina recoleta han firmado una carta conjunta para enviar un mensaje de solidaridad y esperanza. «Los reajustes económicos de cada país van a exigirnos una mayor austeridad sin dejar de ser generosos ante la necesidad de las familias que caerán en la precariedad», afirman. Interpretan esta situación como «una llamada a la imaginación de la caridad».

En el mensaje de la familia agustina recoleta, la primera parte reflexiona sobre la dureza que está suponiendo la pandemia. «Hemos sufrido y sufrimos con los que sufren en nuestras comunidades religiosas, en nuestras familias, parroquias y centros educativos y en el mundo entero. Hemos sentido la muerte de hermanos queridos que nos han dejado de modo inesperado, víctimas del coronavirus», aseguran. En esta situación es cuando recuerdan «el clamor de la tierra y el clamor de los pobres», en referencia a Laudato Si’. También hacen referencia a la bendición extraordinaria Urbi et Orbi del 27 de marzo y las palabras que aquel día dirigió el Papa Francisco al mundo entero. «El Señor nos compromete desde su Cruz a reencontrar la vida que nos espera, a mirar a aquellos que nos reclaman».

No obstante, además de las consecuencias negativas, los superiores reconocen la labor evangelizadora y educativa que en esta coyuntura han realizado religiosos, laicos y jóvenes. Especialmente valoran la oración de las hermanas contemplativas desde sus monasterios. En general constatan que «se ha intensificado la oración» de forma virtual y telemática en muchos lugares, una modalidad que valoran como «novedosa y especialmente preciosa».

«La crisis sanitaria tendrá un impacto social»

Asimismo, el prior general y las superiores de las congregaciones femeninas piden unidad para la situación que generada por la pandemia: «Todos nosotros tenemos la misión de ser solidarios y contagiar esperanza». En este sentido, han avisado de que «no podemos recluirnos y preocuparnos por lo ‘mío’ y lo ‘nuestro’ sino por el bien común».

Para ello, los superiores de la familia agustina recoleta invitan a colaborar con ARCORES en las distintas iniciativas que está llevando a cabo en varios países para paliar las consecuencias del coronavirus. La ayuda puede ser mediante recursos económicos, a través de voluntariado o con la cesión de medios materiales o espacios.

«Tenemos que prepararnos y estar dispuestos con la oración, la caridad y la solidaridad para caminar unidos en cada país», dicen. Por último, han pedido abrirse al Espíritu para poder «ver el mundo a la luz de Cristo, mientras crece la esperanza en el fondo de nuestro corazón».

La carta ha sido firmada por el prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró; las madres federales de las Agustinas Recoletas de España y de México, Eva María Oiz y Rosa María Mora; la madre federal de las Agustinas Descalzas, Pilar Coder; y las superioras generales de las Augustinians Recollects Sisters, Lucena L. Antipala, de las Misioneras Agustinas Recoletas, Nieves María Castro, de las Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, Marelis Parada, de las Agustinas Recoletas de los Enfermos, Inés Castiblanco, y de las Comendadoras de Santiago, Lucía Girón. Todos ellos comienzan su escrito invitando a no tener miedo y a pedir el don del Espíritu «para escuchar la voz de Cristo en el clamor de los que sufren la pandemia»

 

Mensaje Familia Agustino Recoleta

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME