Coronavirus

Los sacerdotes de Burgos renuncian a parte de su sueldo para donarlo a Cáritas diocesana

No se lo han pensado dos veces. Varios sacerdotes han tenido la iniciativa y ha sido respaldad por una amplia mayoría. La Vicaría del Clero de la archidiócesis de Burgos ha lanzado una propuesta a los sacerdotes y diáconos para crear un fondo de solidaridad que ayude a paliar las consecuencias económicas derivadas de la pandemia provocada por el COVID-19. En concreto, se propone al clero burgalés renunciar voluntariamente a parte de su sustentación mensual para destinarlo a Cáritas diocesana. El objetivo es que esta entidad pueda implementar sus ayudas en las próximas semanas y meses, cuando los problemas económicos empiecen a agudizar la situación de las familias más vulnerables ante la crisis del coronavirus. Un «grano de arena más» —según detallan desde la vicaría— que quiere «contribuir a afrontar tanto dolor y tanta necesidad».

Los sacerdotes podrán renunciar directamente a parte de su retribución de acuerdo con la administración diocesana o bien donando posteriormente sus correspondientes donativos a las cuentas bancarias de Cáritas Burgos. En palabras de Jesús Castilla, vicario episcopal para el Clero, la iniciativa es «una expresión de entrega y cercanía a los más necesitados», una muestra de «estar al lado de quienes sufren tanto dolor». Asegura que es una acción que se deriva de «nuestro ser sacerdotes y diáconos» y que responde a la acción de Dios, que «nos quiere tomar como instrumentos para llegar cada vez más cerca de su pueblo amado». Se convierte así en una colecta conjunta del clero diocesano «para estar muy cercanos de los que en esta pandemia se van a quedar en las cunetas sociales y económicas».

Print Friendly, PDF & Email