Revista Ecclesia » Los obispos iraquíes piden al gobierno “detener la catástrofe”
obispos irakies
Internacional

Los obispos iraquíes piden al gobierno “detener la catástrofe”

Los obispos iraquíes piden al gobierno “detener la catástrofe”

Los obispos caldeos, siro-ortodoxos, siro-católicos y armenios difundieron un comunicado en el que exhortan al gobierno iraquí a garantizar “la protección necesaria” para los cristianos y otras minorías en el país y exigen que se proporcione apoyo financiero a las personas desplazadas que perdieron todo, el pago de los salarios de los empleados estatales y la compensación a quienes sufrieron pérdidas materiales desde que se inició la invasión de milicias terroristas islámicas, a comienzo de junio.
Con la firma del patriarca de la Iglesia católica caldea, monseñor Louis Sako, y otros tantos prelados del país, los representantes de las confesiones cristianas en Irak instaron al gobierno a garantizar la continuidad de los servicios sociales y educativos.

El comunicado episcopal se dio a conocer al final de una reunión que los obispos mantuvieron en la ciudad de Erbil para reflexionar sobre los pasos a seguir en la dedicada situación que atraviesan los miles de cristianos expulsados de Mosul y de otras regiones del norte del país, luego de que el autoproclamado califato islámico de las milicias terroristas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) exigieran la salida de los cristianos o su conversión al Islam, en medio de persecuciones, crímenes y destrucción de edificios y templos cristianos.
Según la nota difundida por la agencia Fides, el comunicado va dirigido principalmente al primer ministro, Nuri al-Maliki, y al gobierno nacional, con una admisión implícita por su inacción. Al mismo tiempo, los obispos iraquíes invitan a “la gente de conciencia” a presionar para detener “la destrucción de iglesias y monasterios, manuscritos, reliquias y toda la herencia cristiana, inestimable patrimonio iraquí e internacional”.

“Lo que se ha dicho acerca de un acuerdo entre los militantes y el clero es falsa “, continúa el comunicado, que reitera que “un crimen es un crimen, y no puede ser negado o justificado”.

Los prelados destacaron el ejemplo de la región autónoma del Kurdistán iraquí, que dispuso la recepción inmediata de familias desplazadas. Finalmente, proponen la creación de una comisión que atienda las necesidades de los refugiados.

La llamada de los obispos termina con una súplica a Dios Todopoderoso para que se detenga la catástrofe y se restablezca la seguridad, la paz y la estabilidad en Irak.

Foto: Sako, patriarca de los Caldeos



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa