Revista Ecclesia » Los obispos del camino ignaciano Loyola-Manresa publican una carta pastoral ante un «acontecimiento que traspasa los siglos»
Iglesia en España Última hora

Los obispos del camino ignaciano Loyola-Manresa publican una carta pastoral ante un «acontecimiento que traspasa los siglos»

Los obispos del camino ignaciano Loyola-Manresa han publicado una carta pastoral «Hago nuevas todas las cosas» por los 500 años de la conversión de san Ignacio de Loyola, «acontecimiento que traspasa los siglos y nos llega con fuerza inspiradora» y animan a los fieles a participar en el actual año ignaciano.

«Como pastores de las archidiócesis y diócesis por las que pasa el Camino Ignaciano, queremos hacernos eco de la celebración que está realizando la Compañía de Jesús desde el pasado 20 de mayo, fecha en la que arrancaba el año ignaciano y que se prolongará hasta el 31 de julio de 2022», afirman los obispos al iniciar su carta.

«Su fin no es otro que el de conmemorar los 500 años de un momento decisivo de la vida de San Ignacio de Loyola: su conversión acaecida durante su convalecencia y recuperación, tras ser herido en una pierna en la defensa del castillo de Pamplona, así como su peregrinación y estancia en Manresa».

El 25 de marzo de 1522, Ignacio de Loyola bajó de Montserrat a Manresa donde vivió 11 meses, que fueron para él una especie de noviciado. Por ello, la expresión «ir a Manresa» significa para los jesuitas una peregrinación a las fuentes de su historia y espiritualidad. Ellos consideran a esta ciudad como la cuna de la orden jesuita.

«Recordar la conversión de San Ignacio puede ser una oportunidad para acercarnos a Dios que escribe recto, por más que los renglones se rebelen y a veces se nos tuerzan. Él sabe hacer nuevo todo, incluso nuestras vidas”» destacan los obispos en su carta pastoral.

Los obispos indican que la herida que el santo tenía en la pierna «le abrió los ojos a Ignacio para poder percibir otra herida aún más profunda; la herida que el pecado ha generado en el corazón humano y que solo puede ser cauterizada por el fuego del Espíritu Santo».

La conversión de cada uno

En su carta pastoral, los obispos afirman que al mirar hacia adelante en el mundo actual «nos vamos poco a poco convenciendo de que depende solo de nosotros aquello que nos conduce a un futuro mejor. La tecnología actual, inimaginable para generaciones pasadas, genera el espejismo de que ningún proyecto es ya inalcanzable».

Los obispos explican que el proceso de «conversión interior no es cómodo; exige sacrificio, implica que no estemos centrados exclusivamente en nosotros mismos. Pero nos resistimos a abandonar el área de nuestro interés y confort para aproximarnos gratuitamente al otro».

Año Jubilar

En comunión y como continuación del espíritu que alienta la celebración del Año Ignacio entre el 20 de mayo de 2021 y el 31 de julio de 2022, los obispos anunciaron un Año Jubilar todo el 2022.

«Para subrayar vivencialmente esta dimensión del San Ignacio peregrino, hemos dispuesto que se celebre en 2022 un Año de Conmemoración Jubilar a lo largo del Camino Ignaciano, entendido como experiencia continuada de los Ejercicios Espirituales, que transcurrirá del 1 de enero al 31 de diciembre del año 2022».

Para concluir, los prelados afirman que «quizás por esa razón san Ignacio tuviera una especial devoción a la Virgen de la Estrada, la del Buen Camino. Nuestra Señora estuvo presente en los albores de su conversión en Loyola y Montserrat susurrándole al oído lo que canta el salmista: ‘Encomienda al Señor tu camino, confía en Él, que Él actuará’».

Descarga la carta íntegra 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa