Revista Ecclesia » Los obispos de EE.UU. y el norte de México piden que se eliminen las causas de la migración
Internacional Última hora

Los obispos de EE.UU. y el norte de México piden que se eliminen las causas de la migración

Esta mañana los obispos de las diócesis ubicadas en la frontera entre Estados Unidos y el norte de México pidieron a los gobernantes, a los políticos y a la sociedad civil que trabajen conjuntamente para eliminar las causas que obligan a una migración peligrosa e irregular». En un comunicado conjunto sobre la situación en esa región fronteriza entre los dos países, los obispos sostienen que «la unidad familiar debe ser un componente vital de cualquier respuesta». «Pedimos que se dé especial atención a las poblaciones particularmente vulnerables, como los niños. Insistimos fuertemente que se implementen estructuras y haya reformas en nuestras leyes para promover una cultura acogedora para los migrantes, respetando al mismo tiempo la soberanía y la seguridad en nuestros países», indican.

Los obispos, que diariamente son testigos del drama que enfrentan nuestras hermanas y hermanos migrantes, aseguran que «la decisión de migrar no está motivada por la indiferencia hacia su patria o la búsqueda de prosperidad económica; es una cuestión de vida o muerte. La situación es aún más difícil para los niños».

Por eso, indican que «desafíos como estos requieren soluciones humanitarias». Por una parte, «las naciones tienen derecho a mantener sus fronteras» y al mismo tiempo, «todas las naciones comparten la responsabilidad de preservar la vida humana y proporcionar una inmigración segura, ordenada y humana, incluido el derecho de asilo».

Acoger, proteger, promover e integrar

Ante esto, renuevan su llamada «a nuestros gobiernos, a los líderes políticos y a la sociedad civil para que trabajen juntos a fin de acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes de acuerdo con su dignidad intrínseca, y a trabajar con otros países para eliminar las causas que obligan a una migración peligrosa e irregular, procurando soluciones a largo plazo». Recurriendo a palabras del Papa sobre el «diálogo persistente y corajudo», que ayuda discretamente al mundo a vivir mejor, los obispos alientan políticas respaldadas por razones científicas». «Sostenemos que la unidad familiar debe ser un componente vital de cualquier respuesta. Pedimos que se dé especial atención a las poblaciones particularmente vulnerables, como los niños. Insistimos fuertemente que se implementen estructuras y haya reformas en nuestras leyes para promover una cultura acogedora para los migrantes, respetando al mismo tiempo la soberanía y la seguridad en nuestros países», indican.

Por último, prometen su apoyo a los esfuerzos de «nuestros respectivos gobiernos para proteger y cuidar a las familias, así como a los individuos, que se sienten obligadas a migrar» y se comprometen «con el trabajo continuo de las organizaciones católicas en la frontera y en otros lugares que son atendidos generosamente por laicos, consagrados y clérigos».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa