plaza-de-san-pedro
Internacional

Los obispos de Cuba celebran el V Centenario del inicio de la Evangelización en Bayamo

Los obispos de Cuba celebran el V Centenario del inicio de la Evangelización en Bayamo

“La semilla (de la fe) traída desde la árida y fría España arraigó en esta húmedas y calurosas tierras tropicales, (…) echó raíces y cuando los que la trajeron se marcharon, ella quedó firme y con capacidad de dar muchísimos frutos más en cualquier tiempo: de sequía y de huracanes, de terremotos y de guerras, de incendios y de epidemias, tiempos buenos y tiempos malos, porque ésta es también la tierra buena del Evangelio que es capaz de producir el ciento por uno”, dijo Mons. Álvaro Beyra Luarca, obispo de Bayamo-Manzanillo, en la Santa Misa de acción de gracias celebrada la semana pasada por los 500 años del inicio de la Evangelización en esta región del oriente cubano.

En la Eucaristía, que tuvo lugar en la Santa Iglesia Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo, el prelado expresó que “elevarnos 500 años nos permite contemplar un horizonte muy amplio, un mayor espacio de la realidad, nos ayuda a lograr una mejor comprensión de la misma y lo que nos es más útil, a trazar un mejor camino a seguir”.

Junto al obispo concelebraron Mons. Bruno Musaró, Nuncio Apostólico en Cuba, sus hermanos del Episcopado cubano, el presbiterio diocesano y sacerdotes provenientes de diferentes sitios del país. Participaron también congregaciones religiosas y fieles de otras diócesis de la Isla.

La celebración, cuyos cantos fueron animados por el Coro Profesional de Bayamo, estuvo precedida por el toque de 500 campanadas, tributo al medio milenio del anuncio de la fe.

El inicio de la obra evangelizadora en esta zona se remonta al lejano 1509 cuando un anónimo soldado de Sebastián de Ocampo, quedó en tierra por hallarse enfermo y fue encomendado al cuidado de los indios de la región de Macaca. Una vez restablecida su salud, el soldado aprendió la lengua nativa y les anunció la Buena Noticia de Jesucristo. Ellos levantaron un sencillo “templo” donde colocaron una imagen de la Virgen María, a quien rendían culto.

Posteriormente en 1512, fray Bartolomé de las Casas, auxiliado por fray Juan de Tasín, celebró en la zona bayamesa “la primera Misa en tierra adentro”. Luego aconteció la fundación de la segunda villa de la Isla, nombrada San Salvador, en un punto geográfico cercano al Golfo de Guacanayabo, el 5 de noviembre de 1513.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas