Revista Ecclesia » Los obispos de Canadá, sobre los restos de la escuela de Kamloops: «Que la verdad salga a la luz»
Los obispos de Canadá, sobre los restos de la escuela de Kamloops: «Que la verdad salga a la luz»
La escuela de Kamloops en 1937, en imagen distribuida por el Centro Nacional para la Verdad y la Reconciliación de la Universidad de Manitoba / EFE
Internacional Última hora

Los obispos de Canadá, sobre los restos de la escuela de Kamloops: «Que la verdad salga a la luz»

Conmoción, dolor y tristeza. Así ha sido recibida en Canadá la noticia del descubrimiento de 215 cadáveres de niños indígenas en la escuela residencial de Kamloops, en la Columbia Británica. El hallazgo fue realizado mediante un radar de penetración terrestre y comunicado a la opinión pública el jueves 27 de mayo por el jefe de la Primera Nación Tk´emlúps te Secwepemc. La escuela en cuestión —la Kamloops Indian Residential School— es un centro que durante décadas fue gestionado por la Iglesia católica. Vio la luz en 1890 y su administración no fue asumida por el gobierno hasta 1969, que la cerró en 1978.

La Conferencia Episcopal de Canadá ha expresado su «profundo dolor» por todas esas muertes en el antiguo colegio indio, y señala que la impactante noticia reaviva el trauma en las comunidades nativas. «Honrar la dignidad de los pequeños perdidos exige que la verdad salga a la luz», ha dicho el arzobispo de Winnipeg y presidente del episcopado, Richard Gagnon. Su declaración, fechada el 31 de mayo, añade: «Al ver cada vez más claramente el dolor y el sufrimiento del pasado, los Obispos de Canadá se comprometen a seguir caminando junto a los pueblos indígenas en el presente, buscando una mayor sanación y la reconciliación para el futuro».

4.100 niños muertos en internados para nativos

Kamloops fue la mayor de las escuelas-residencias de Canadá, llegando a estudiar en ella en los años cincuenta unos 500 niños. Las escuelas residenciales eran internados obligatorios en donde se asimilaba a los nativos por la fuerza. Se calcula que desde 1863 hasta 1998 pasaron por ellas más de 150.000 niños aborígenes. El primer ministro canadiense Justin Trudeau emitió en 2017 una disculpa formal a sus exalumnos.

La ministra de Relaciones Indígenas, Carolyn Bennett, ha reconocido que estos centros eran parte de una política colonial «vergonzosa». Un informe sobre Verdad y Reconciliación de 2015 llegó a calificar dicha política de «genocidio cultural».

Hasta la fecha, el Proyecto de Niños Desaparecidos ha documentado la muerte de 4.100 niños nativos en ellas, informa la BBC.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa