Internacional Última hora

Los obispos colombianos piden el fin de la violencia

Tras dos matanzas de jóvenes en Colombia, durante los días 11 y 15 de agosto, la Conferencia Episcopal de Colombia emitió ayer un comunicado condenando ambos hechos. El país latinoamericano vive una situación con tensiones e inestabilidad a pesar de la disolución de las FARC hace unos años, en este caso muy ligada al narcotráfico, tal y como denuncian los obispos: «Estos hechos se suman a las amenazas a personas y a comunidades, a los asesinatos de líderes sociales y de excombatientes de las FARC-EP, y a los enfrentamientos armados por el control de las rutas del narcotráfico que se han verificado recientemente en otros departamentos del país, como Norte de Santander, Chocó, y Cauca».

En el comunicado emitido por la Iglesia colombiana se pide avanzar en el proceso de paz. «Animamos al Gobierno Nacional a concentrar aún más esfuerzos para asegurar la protección efectiva y la atención integral a las comunidades que padecen con mayor rigor las consecuencias de la violencia, así como a seguir avanzando en la implementación de los Acuerdos de Paz», afirman los obispos.

Al mismo tiempo, llaman «a los grupos armados ilegales y a las bandas delincuenciales al cese definitivo de sus acciones violentas y de las confrontaciones, que agravan la crisis humanitaria que se vive en el país por cuenta de la pandemia». Y convocan «a todo el pueblo colombiano a empeñarse, con unidad y con valentía, en la defensa de la vida, en la tarea de la reconciliación y la paz, y en la construcción de un proyecto común de país».

Falta de derechos

Los obispos colombianos señalan que la situación actual desemboca en la «violación de los derechos fundamentales a las que están sometidas las poblaciones más afectadas por el recrudecimiento de la violencia». Por ello, piden la implicación «de todo el pueblo colombiano a empeñarse, con unidad y con valentía, en la defensa de la vida, en la tarea de la reconciliación y la paz, y en la construcción de un proyecto común de país».

Y, en concreto, a los católicos colombianos piden «intensificar la oración para que Dios conceda a nuestro país el don inestimable de la paz y para que todos seamos artesanos de reconciliación»

Print Friendly, PDF & Email