Iglesia en España Última hora

Los obispos catalanes animan a acudir presencialmente a la Eucaristía dominical

Los obispos de Cataluña han animado hoy a los fieles católicos «a volver, de forma presencial, a la celebración de la Eucaristía dominical», siempre guardando las recomendaciones de las autoridades sanitarias de cada región sanitaria.

En un comunicado acordado en la reunión que los obispos de Cataluña han celebrado en la Casa de la Iglesia de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona), los prelados dispensan a los fieles que «por enfermedad o cualquier otra causa grave se ven impedidos de asistir a las celebraciones litúrgicas». A estos, les aconsejan que «procuren unirse de la mejor manera posible a la celebración de la Misa dominical», ya sea a través de las retransmisiones radiofónicas, televisivas o por otros medios.

«Reunirse para la Eucaristía y sobre todo en el domingo, el Día del Señor, más que como un precepto, debe ser vivido como una exigencia inscrita profundamente en la existencia cristiana», argumentan los obispos, que piden cumplir «con las disposiciones de las autoridades y que en cada región sanitaria sigan con responsabilidad las recomendaciones que se vayan dando para prevenir y combatir la pandemia de la COVID-19». En su reunión, los obispos de Cataluña, a la que el obispo de Lleida, Salvador Giménez, asistió telemáticamente al estar confinada la comarca del Segrià, han reflexionado sobre el retorno a la normalidad de la vida social y pastoral en las diez diócesis.

Misas funerales por los que han muerto durante la pandemia

Han recordado que en las catedrales de todas las diócesis se celebrarán las misas funerales por los que han muerto durante la pandemia – en la de Solsona ya se celebró en el mes de junio y la de Lleida ha aplazado la celebración, debido a las medidas sanitarias aplicadas en ese territorio -, en las que «también se rezará por las personas mayores y los ancianos».

Estas misas funerales también servirán, según los obispos, de homenaje «a todas aquellas personas y colectivos que han atendido a los enfermos y aliviado el sufrimiento de los afectados por el coronavirus y sus familiares, o han hecho que los servicios esenciales siguieran funcionando». Los prelados recibieron la visita de la religionsa Milagros López Gutiérrez, presidenta de la Asociación de Centros Sociosanitarios Católicos de Cataluña, y del diácono permanente del arzobispado de Barcelona Josep Vidal Perelló, presidente de la Asociación empresarial CESOC.

Ambos les expusieron cómo se ha vivido la pandemia en las residencias de ancianos, desde que se declaró el confinamiento hasta hoy y cómo han tenido que trabajar «muchas veces sin los suficientes recursos sanitarios». En este sentido, los obispos han pedido a los responsables gubernamentales «que faciliten toda la ayuda necesaria a las personas mayores y a las residencias de ancianos en estos difíciles momentos, para que no se repita la falta de materiales y de personal que se ha dado en algunos momentos de la crisis».

 

Nota completa

1. En estos momentos de desconfinamiento animamos a los fieles católicos a volver, de forma presencial, a la celebración de la Eucaristía dominical, que es la Pascua semanal de los creyentes y el alimento de vida eterna que sostiene nuestra vida cristiana. El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda que «la participación en la celebración común de la Eucaristía dominical es un testimonio de pertenencia y de fidelidad a Cristo y a su Iglesia. Los fieles proclaman así su comunión en la fe y la caridad. Testimonian a la vez la santidad de Dios y su esperanza de la salvación. Se reconfortan mutuamente, guiados por el Espíritu Santo.» (CIC nº 2.182).

2. Conviene recordar que los fieles que, por enfermedad o cualquier otra causa grave -como puede ser la que todavía estamos viviendo en muchas regiones y comarcas-, se ven impedidos de asistir a las celebraciones litúrgicas, que procuren unirse de la mejor manera posible a la celebración de la Misa dominical, preferiblemente con las lecturas y oraciones previstas en el Misal para ese día, así como con el deseo de la Eucaristía y la recitación de la oración de la «comunión espiritual». La retransmisión televisiva, radiofónica o por otros medios de la Eucaristía ha sido durante esta pandemia y lo sigue siendo una preciosa ayuda, sobre todo si se completa con el generoso servicio de los ministros extraordinarios que llevan la comunión eucarística a los enfermos.

3. Reunirse para la Eucaristía y sobre todo en el domingo, el Día del Señor, más que como un precepto, debe ser vivido como una exigencia inscrita profundamente en la existencia cristiana. Es de importancia capital que cada fiel esté convencido de que no puede vivir su fe, con la participación plena en la vida de la comunidad cristiana, sin tomar parte regularmente en la asamblea eucarística dominical (cf. S. Juan Pablo II, Dies Domini nº 81).

4. Asimismo, los Obispos piden a los católicos que cumplan con las disposiciones de las autoridades y que en cada región sanitaria sigan con responsabilidad las recomendaciones que se vayan dando para prevenir y combatir la pandemia del Covid19, y especialmente las disposiciones y orientaciones pastorales que en cada Diócesis haya determinado o determine el Obispo propio.

Print Friendly, PDF & Email