Internacional Última hora

Los obispos argentinos, tras la ampliación del aborto: Seguiremos trabajando por la vida

Defender la vida siempre, toda la vida, «sin claudicaciones», para «construir una Nación justa y solidaria, donde nadie sea descartado y en la que se pueda vivir una verdadera cultura del encuentro». Este es el compromiso de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) anunciado ayer, 30 de diciembre, horas después de que el Senado ratificara, de madrugada, el proyecto de ley aprobado por el Congreso el 11 de diciembre que despenaliza el aborto en las primeras 14 semanas de gestación.

La votación en la Cámara Alta arrojó un resultado de 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención. Cinco senadores indecisos acabaron decantándose por el «sí», y otros tres que en la iniciativa legislativa de 2018 votaron en contra esta vez cambiaron de parecer y lo hicieron a favor. El debate se prolongó durante más de doce horas, y pese a que el escrutinio no llegó hasta las cuatro de la madrugada fue seguido en directo por decenas de miles de personas en las calles adyacentes al Congreso, congregados para manifestarse a favor de la ley —los vestidos de verde— y para expresar su rechazo más absoluto a la misma: el movimiento pro-vida, uniformados de azul celeste.

La Conferencia Episcopal (CEA), la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) y Unidad Provida habían animado a manifestarse ante el edificio del Congreso en favor de la vida naciente. Hubo una vigilia de oración, marchas por todo el país y una misa en la basílica de Nuestra Señora de Luján.

«La ley ahondará aún más las divisiones»

«La Iglesia en la Argentina —dice la nota de la CEA— quiere ratificar junto a hermanos y hermanas de distintos credos y también a muchos no creyentes, que continuará trabajando con firmeza y pasión en el cuidado y el servicio a la vida. Esta ley que ha sido votada ahondará aún más las divisiones en nuestro país. Lamentamos profundamente la lejanía de parte de la dirigencia del sentir del pueblo, el cual se ha expresado de diversas maneras a favor de la vida a lo largo y a lo ancho de nuestra Patria». El comunicado, que lleva la firma del director de la Oficina de Comunicación, Padre Máximo Jurcinovic, añade: «Tenemos la certeza de que nuestro pueblo seguirá eligiendo siempre toda la vida y todas las vidas. Y junto a él seguiremos trabajando por las auténticas prioridades que requieren urgente atención en nuestro país: Los niños y niñas que viven en la pobreza en cantidad cada vez más alarmante, el abandono de la escolaridad por parte de muchos de ellos, la apremiante pandemia del hambre y la desocupación que afecta a numerosas familias, así como la dramática situación de los jubilados, que se ven vulnerados en sus derechos una vez más».

La ley argentina contemplaba hasta ahora la despenalización del aborto en los casos de violación y peligro para la vida de la madre. La nueva establece que toda embarazada mayor de 16 años podrá someterse a un aborto en el sistema de salud de forma gratuita y segura hasta la decimocuarta semana de gestación. Las menores de 13 años también podrán también hacerlo con la autorización de uno de sus padres o representante legal, mientras que las de edades comprendidas entre los 13 y 16 solo necesitarán permiso de los progenitores si la intervención compromete su salud. La ley reconoce la objeción de conciencia de los médicos que no quieran participan en un aborto, pero les obliga a derivar a la embarazada con rapidez a otros profesionales que sí los practiquen.

El gobierno del conservador Mauricio Macri reabrió el debate político sobre la despenalización de la interrupción del embarazo hace dos años, pero el proyecto de ley que aprobó entonces la Cámara del Congreso fue rechazado posteriormente en el Senado. Ahora ha sido el peronista Alberto Fernández el que ha conseguido sacar adelante su promesa electoral de un aborto legal, libre y gratuito.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME