Firmas

Los nuevos cautivos, por José-Román Flecha Andrés en Diario de León (23-9-2017)

 

Los nuevos cautivos, por José-Román Flecha Andrés en Diario de León (23-9-2017)

La Orden de nuestra Señora de la Merced fue instituida en Barcelona, el año 1218, con el propósito de rescatar a los cristianos que habían sido apresados por los turcos. Su carisma ha sido el de la redención de los cautivos.

Pero la esclavitud no ha desaparecido. Son muchas las personas cautivas y esclavas en este tiempo. A este drama dedicó el papa Francisco su mensaje para la 48ª Jornada Mundial de la Paz, que se celebró el día 1 de enero de 2015.

En él recordaba que “la esclavitud, crimen de lesa humanidad, está oficialmente abolida en el mundo”. Y afirmaba que “todavía hay millones de personas –niños, hombres y mujeres de todas las edades– privados de su libertad y obligados a vivir en condiciones similares a la esclavitud”.

  1. En primer lugar se refería a los trabajadores y trabajadoras, incluso menores, oprimidos de manera formal o informal en todos los sectores.
  2. Pensaba también en los emigrantes que sufren el hambre, se ven privados de la libertad, despojados de sus bienes o de los que se abusa física y sexualmente.
  3. Recordaba a las personas obligadas a ejercer la prostitución, a las mujeres vendidas con vistas al matrimonio o entregadas sin su consentimiento a un familiar después de la muerte de su marido.
  4. Mencionaba a los que son víctimas del tráfico de órganos o son reclutados como soldados, para la mendicidad, la venta de drogas, o la adopción internacional.
  5. Y pensaba finalmente en todos los secuestrados y encerrados en cautividad por grupos terroristas, puestos a su servicio como combatientes o, sobre todo las niñas y mujeres, como esclavas sexuales.

Entre las causas de la esclavitud veía el hecho de tratar a la persona humana como un objeto. Otras causas son la pobreza, el subdesarrollo y la exclusión, la falta de acceso a la educación, las escasas oportunidades de trabajo, la corrupción, los conflictos armados, la violencia, el crimen y el terrorismo.

A pesar de la indiferencia general, el Papa mencionaba a las congregaciones religiosas que promueven la asistencia a las víctimas, su rehabilitación bajo el aspecto psicológico y formativo, y su reinserción en la sociedad.

Para terminar con este fenómeno se requiere un esfuerzo conjunto por parte de los diferentes agentes que conforman la sociedad, como los Estados, las instituciones intergubernamentales, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil.

Finalmente, el papa Francisco nos invitaba a todos a realizar gestos de fraternidad con los que se encuentran en un estado de sometimiento. No podemos ser cómplices de este mal. La globalización de la indiferencia nos exige promover una globalización de la solidaridad y de la fraternidad, que los haga reanudar con ánimo el camino.

En vísperas de su fiesta, pidamos a nuestra Señora de la Merced que nos ayude a anunciar y mantener la esperanza.

José-Román Flecha Andrés

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.