Iglesia en España

Los laicos misioneros, protagonistas de “El DOMUND, al descubierto”

Los laicos misioneros, protagonistas de “El DOMUND, al descubierto”

Este sábado día 8 de octubre fue el día marcado, dentro de la semana de “El Domund, al descubierto” en Tarragona, para convocar al laicado misionero. Una oportunidad para presentar la realidad de la vocación específica misionera de los laicos; describir algunas experiencias misioneras protagonizadas por ellos; reconocer y agradecer la labor misionera de tantos de ellos, muchos, familias al servicio de la misión, y promover la cooperación con la actividad misionera de la Coordinadora de Asociaciones de Laicos Misioneros (CALM).

El director de Obras Misionales Pontificias, Anastasio Gil, agradeció la buena acogida de Tarragona a la exposición y a las jornadas, destacando la presencia en el encuentro de misioneros, laicos y de congregaciones religiosas.

Presidió el acto el obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Sebastià Taltavull, y como moderadora, Lola Golmayo, presidenta de la CALM. El prelado destacó la importancia de los laicos en la misión y para ello citó un texto publicado por la Conferencia Episcopal Española, hace 24 años, inspirado en un documento del papa Pablo VI en el que se dice que “la nueva evangelización la harán sobre todo los laicos o no se hará”, para añadir que quizás no se hace porque “tal vez la Iglesia todavía no tiene bien asimilado el rol que han de asumir los laicos y los religiosos”.

Asimismo, el obispo Taltavull recordó una de las resoluciones del Concilio Provincial Tarraconense, celebrado en1995, en la que se pide que “se potencie el despertar de la vocación misionera, tanto entre los religiosos como entre los laicos”, estos últimos con mayúsculas. Añadió que hay que agradecer a los misioneros la decisión de salir a las periferias, realidad que hace “que la gente se quite el sombrero”.

Tres matrimonios ofrecieron su testimonio, en vivo y en directo, ayudados de imágenes sobre la tarea misionera llevada a cabo en distintos países. Fueron Juan Carlos García y Virginia Cuenca, en Brasil; Teresa Sarabia Jarabo y Rubén Fernández, en México, y Maria Asunción Melero y Antonio Polo, que ya regresaron de Perú.

Las experiencias presentadas por las tres parejas, “que han salido de su tierra” tuvieron momentos de emoción: la acogida en la misión, las inseguridades, los temores junto a sus propios hijos, la adaptación a la cultura del lugar, los trabajos encomendados, y sobre todo, “la plena confianza en Dios, puesto que en definitiva es quien nos ha llevado allí”. Coincidieron en afirmar que, “entre la pobreza, hemos encontrado a Cristo, que se ha cruzado en nuestro camino”.

Se habló también del regreso del misionero y sus dificultades en la nueva adaptación al mundo de las comodidades de aquí, lo que dio pie a un amplio coloquio, con interesantes valoraciones.

OMPRESS-TARRAGONA (10-10-16)

Foto de archivo de una reunión de las Asociaciones de Laicos Misioneros (CALM).

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.