Revista Ecclesia » Los jesuitas piden perdón por los abusos cometidos en España
Iglesia en España Última hora

Los jesuitas piden perdón por los abusos cometidos en España

«Nos llena de dolor, vergüenza y pesar por la herida hecha a tantas personas, por la desconfianza generada, por hacerlo en un espacio religioso que debería ser de protección». Estas fueron las palabras del superior provincial de la Compañía de Jesús en España, Antonio España, durante la presentación de dos informes: Sistema de Entornos Seguros e Informe sobre los abusos cometidos por religiosos jesuitas en las provincias españolas, desde el año 1920 hasta ahora. «En esta provincia se pusieron en marcha estrategias que se plasmaron en el Código de Conducta del año 2019. Nuestro objetivo es la creación de un entorno seguro en nuestras obras y tareas. Y esto pasa por rendir cuentas. Queremos aprender a pedir perdón a las víctimas y a la sociedad», ha indicado durante la rueda de prensa, acompañado por el delegado de Educación, Antonio Allende; el secretario de comunicación, José María Rodríguez Olaizola, y la responsable del Sistema de Entorno Seguro, Susana Pradera.

Este sistema, según indicaron, es «un conjunto de actuaciones de sensibilización, intervención y prevención, que abarcan, por ejemplo, la elaboración de protocolos y mapas de riesgo, la formación, la adaptación de los espacios físicos o la creación de espacios de escucha a las personas que han sufrido abusos. Se está trabajando también en la elaboración de un protocolo de reparación que permita estudiar caso por caso, ayudar a la sanación e iniciar procesos de justicia restaurativa, cuando sea posible». Por esta razón, la Compañía de Jesús se ha comprometido a revisar el pasado y ahora se materializa en el informe presentado, en el que se reconoce que «la realidad de los abusos se afrontó en el pasado de manera insuficiente, lo que contribuyó a generar más dolor».

Escuchar y acoger

La responsable del Sistema de Entorno Seguro, Susana Pradera, ha destacado que «la primera responsabilidad es la de escuchar y acoger a las personas que han sufrido a causa de los abusos vividos». Este contacto con ellas «es fundamental para cambiar nuestra forma de mirar esta realidad», de esta manera se puede llegar a generar «un cambio de cultura profundo». «Queremos potenciar una cultura del buen trato para que esto no vuelva a ocurrir. Buscar medios para vivir desde el buen trato», ha indicado, además de agradecer a quienes se han atrevido a denunciar un abuso porque es un paso valiente. «Nosotros hemos de dar también nuestro paso valiente, por eso estamos hoy aquí y por eso hemos generado un entorno seguro en la Compañía de Jesús».

El sistema tiene tres ejes: sensibilización, intervención y prevención. «No consiste solo en aplicación de protocolos, es necesario escuchar el dolor que estas situaciones ha provocado», ha indicado, destacando que se está impartiendo «formación básica a jesuitas y trabajadores que permita reconocer posibles casos de abuso y actuar ante ellos». Ha recordado que todas las personas que necesiten comunicar cualquier situación de abuso tienen a su disposición el correo proteccion@jesuitas.es.

65 jesuitas acusados de abusos a menores

José María Rodríguez Olaizola fue el encargado de detallar el estudio interno realizado sobre los abusos cometidos por jesuitas. Los casos registrados en este informe comprenden un abanico muy amplio de conductas, desde los abusos verbales a conductas impropias, tocamientos y en algunos casos relaciones sexuales, sin entrar a establecer tipologías, entendiendo que lo importante es la huella que estos hechos han dejado en la vida de quienes los han sufrido.

«En cuanto a los abusos sobre menores, tenemos un total de 65 jesuitas que han sido acusados de abusos, desde 1927 (fecha más lejana de la que tenemos conocimiento) hasta ahora. 48 de ellos ya han fallecido, y 17 siguen vivos (de los que viven en la actualidad, 4 no están en la Compañía, y de los otros 13 todos están apartados de contacto con menores y, o bien cumpliendo sanciones, o esperando la resolución de procesos canónicos o civiles)». Aunque en el informe se pueden ver los casos década a década, lo más reciente, que sería desde el año 2000, tenemos constancia de 6 casos de abusos por parte de jesuitas vivos, y 4 por parte de jesuitas ya fallecidos. En el 80% de los casos consta una única denuncia. En algunos casos las denuncias han dado lugar a juicios civiles, procesos canónicos o medidas disciplinarias internas. En 17 de los casos registrados, el conocimiento o denuncia de los abusos llegó a la Compañía de Jesús cuando el jesuita ya había fallecido o había abandonado la orden religiosa.

En lo que se refiere a abusos sobre personas adultas, 31 jesuitas fueron acusados por este tipo de abusos de los cuales en 4 casos (12%) habría más de una víctima, y en 27 (88%) consta una acusación. Además se han recogido 19 rumores sobre los que no ha sido posible encontrar información concreta que permita materializar una denuncia. Por otro lado, 15 jesuitas fueron acusados y exculpados.

Datos reales

En dicho periodo, que abarca 93 años (1927-2020), el total de jesuitas que han entrado en la Compañía de Jesús en España desde 1927 es de 8.782. En cuanto a las víctimas, 81 personas sufrieron abusos siendo menores y 37 siendo adultos. El informe detalla las fechas en que se cometieron los abusos, las fechas en que se denunciaron y las medidas adoptadas, en los casos en los que se conoce esta información.

«La falta de sistematización de la información que existía ha sido una dificultad, sin embargo, por honestidad con las personas que han sufrido abusos y la necesidad de clarificar el pasado, nos ha parecido imprescindible afrontar esta investigación», ha afirmado Rodríguez Olaizola.

«Creemos en lo que dicen»

Por otra parte, el delegado de Educación de los Jesuitas, Antonio Allende, ha querido señalar que «fueron las personas abusadas las que nos confrontaron con este mal y debemos agradecerles su valentía al dar este paso. La respuesta que queremos darles con esta comparecencia es que creemos en lo que dicen». Con la presentación pública de este informe, la Compañía de Jesús ha reiterado «su voluntad de escuchar a las personas que han sufrido abusos, responder a sus procesos, facilitar la sanación y la restauración. Por ello está trabajando en un protocolo de reparación de acuerdo con el marco legal de nuestro país». «En ningún caso entendemos que una compensación borre el sufrimiento, pero sí queremos dar una respuesta allá donde sea posible», señala el informe. La Compañía de Jesús ha decidido tratar las reparaciones caso a caso y su objetivo es la compensación moral y la ayuda a la sanación y tratamiento en los casos en que sea necesario.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa