Iglesia en España Última hora

Los jesuitas buscan reflexionar sobre los retos de la pandemia

Los equipos de los centros de la red Fe-Cultura-Justicia de los jesuitas están presentando durante estos días la programación para el curso, y al mismo tiempo buscando cómo hacerla posible en el contexto actual. «La pandemia nos está lanzando muchas preguntas y queremos que nuestros centros puedan acoger grupos de reflexión de personas cercanas a la Compañia de Jesús para, desde nuestra perspectiva cristiana, dar algunas respuestas o al menos ahondar en lo que nos está pasando. Este es un proyecto que iniciaremos este curso, como proyecto de la misma Provincia de España pero en el cual los centros van a jugar un papel importante», avanza Xavi Casanovas, coordinador del área Fe-Cultura-Justicia y director de Cristianismo y Justicia.

El deseo que mueve a los centros es el de mantener al máximo la actividad, continuando el trabajo de reflexión, formación y acompañamiento que se realiza, pero al mismo tiempo, garantizando la seguridad de todas las personas participantes y, como comentan los responsables de los centros, con flexibilidad para adaptarse a cualquier situación.

Formato presencial y «online»

Entre todos los centros, se van a ofrecer unos #DialogosEnRed, conversaciones online difundidas en las redes sociales, una experiencia que iniciaron algunos centros durante el confinamiento y que resultó exitosa.

En general se va a tratar de retomar las actividades presenciales, siempre con aforos muy limitados y todas las medidas de seguridad necesarias.«Atender a la situación sanitaria es prioritario», asegura Pablo Castells, coordinador de la sede de Bilbao del Centro Loyola, por lo que los centros «van retomando actividades con un esfuerzo importante de coordinación y logística para adecuar los espacios, respetar los aforos y cuidar la higiene y la limpieza», al mismo tiempo se están preparando los espacios para poder emitir en streaming los eventos que tendrán un carácter semipresencial.

Buscando reunir los grupos

«Nuestra gente, que es un público muy fiel, nos demanda presencialidad», dice Ana Fernández Velilla, desde el Pignatelli de Zaragoza. «Ver que estamos tomando todas las medidas les da mucha tranquilidad y confianza». Por este motivo, en Zaragoza, las charlas y cursos del Pignatelli serán presenciales, y también los grupos que se reúnen en el centro van a retomar su actividad, siguiendo los protocolos. Sin embargo, el SIP (Seminario de Investigación para la Paz) con sede en el mismo centro ha optado por actividades en formato online, como ya hizo durante el confinamiento.

Y es que la confianza, la comprensión y la colaboración de todos va a ser fundamental, como señala el Centro Arrupe de Sevilla en la comunicación que ha lanzado esta semana, y en la que anuncia que se retoman, este mes de octubre y poco a poco, las actividades. La escasez de espacios supone un problema. A pesar de ello «andamos y hacemos equilibrios para que los grupos se puedan reunir», cuenta el director jesuita Ignacio Vitón.

En Córdoba, el Centro Cultural San Hipólito, que dirige el jesuita Rafael Porras, ha programado, por el momento, el primer trimestre de curso, a la espera de ver como va avanzando la situación. «Hemos de aprender a relativizar muchas de las cosas a las que nos sentíamos plenamente ligados pensando que la vida iba a ser la misma que cuando iniciamos el año 2020», señala Rafael Porras.

Potenciar lo «online»

No podemos olvidar que muchas personas son especialmente vulnerables y pueden sentir más temor a desplazarse y participar presencialmente. En Alicante, el Centro Loyola ha optado por ofrecer la mayor parte de sus actividades online. «Se ha programado pensando que las personas vinculadas al centro, muchas de ellas mayores, no se sientan alejadas. Es necesario estar atentos a colectivos que necesitan apoyo y cuidado», apunta Mariano Cantón, director del Centro. «Nos situamos ante un tiempo diferente pero en el que nuestra misión nos lleva a caminar juntos hacia un futuro esperanzador».

Por su parte, Cristianismo y Justicia, en Barcelona, ha potenciado este curso su oferta en línea, que ya lleva consolidando desde hace unos años. La combinará con los seminarios y actos presenciales, algunos de los cuales van a ofrecerse también en streaming para poder llegar a más personas.

Algo parecido ocurre en Valencia, donde «algunas de las propuestas se ofrecerán tanto presencialmente como online para facilitar la participación», explica el director del Centro Arrupe, Ignacio Dinnbier SJ. El centro ha programado seminarios y talleres para sus espacios de Escuela de Espiritualidad y Escuela de Escucha. Además, se consolida el proyecto Mujeres e Iglesia, que se amplía y al que se sumará un grupo dirigido a jóvenes. Como novedad, presentan una propuesta conjunta con CVX, sobre Diversidad e Iglesia.

En marzo, el confinamiento afectó con fuerza a la red. «Tuvo un impacto grande en nuestra misión», asegura Xavi Casanovas. «Justamente nuestros centros se caracterizan por ser espacios de encuentro de grupos, debates, de encuentro informal para abrir posibilidades de contemplación, oración y acción en nuestra realidad, y esto quedó claramente truncado».

Algunos centros jesuitas del área Fe-Cultura-Justicia o ya han ido abriendo o se están preparando para hacerlo los próximos días, otros están todavía valorando cómo pueden adaptarse a los condicionantes que la pandemia nos impone. En definitiva, seguir siendo el espacio de encuentro, de reflexión, de debate y de acompañamiento que caracteriza a nuestros centros fe-cultura-justicia.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME