Coronavirus Iglesia en España

Los hermanos de San Juan de Dios redoblan los esfuerzos para el reparto de alimentos

En Madrid y en Santurtzi (Vizcaya), la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ha tenido que reforzarse para lograr el reparto de alimentos a más de 300 personas, unas 120 familias, que se encuentran en situación de necesidad. Y la previsión es que la situación empeore. «Después del confinamiento, prevemos que habrá muchas personas que necesiten sumarse a este programa» señala Miguel Lozano, Trabajador Social del Albergue San Juan de Dios de Madrid.

Asegurar la alimentación es uno de los principios básicos para el futuro de muchas familias. Por eso, el hermano Mariano Bernabé, superior del Hospital de la Orden de San Juan de Dios en Santurtzi, apuesta por «seguir construyendo redes solidarias que ayuden a estas familias para que puedan tener un sustento vital y puedan alimentar a sus hijos». Este hospital es un punto de distribución del Banco de Alimentos desde el año 2013, desde donde proporcionan comida a unas 90 familias en la zona urbana asignada por el ayuntamiento de la ciudad.

Uno de los problemas que ha causado el aumento de demanda de alimentos por parte de las familias es la economía sumergida de la que muchos dependían. Lo cuenta Miguel Lozano desde su experiencia del albergue de Madrid: «Muchas de las familias que atendemos se han quedado sin ningún tipo de ingreso porque dependían de la economía sumergida y, ahora, también comienzan a necesitar otros bienes como papel higiénico o productos de limpieza, vitales en estos momentos de confinamiento». Desde 2013 el albergue tiene en marcha el programa “Más familia” a través del cual entrega bolsas de comida a familias en situación de vulnerabilidad social, generalmente familias con todos sus miembros desempleados de larga duración y sin ingresos económicos.

Multiplicando esfuerzos frente al Coronavirus

El Albergue San Juan de Dios está duplicando esfuerzos para seguir entregando alimentos y evitar posibles contagios. «Hemos trasladado la recogida a otro espacio para cumplir las medidas de prevención. Se han puesto marcas de separación en el suelo y se proporciona gel y guantes a las familias a la hora de realizar la recogida. Los trabajadores estamos actuando con mucha precaución y todos vamos con equipos de protección individual. Nos están llegando cada vez más familias y estamos haciendo un gran esfuerzo ya que por ahora y por seguridad no nos están ayudando los voluntarios».

En el Hospital San Juan de Dios de Santurtzi, también han sabido adaptarse rápidamente. «Son los trabajadores quienes están haciendo las entregas de alimentos, ya que para reducir cualquier riesgo de contagio y exposición los voluntarios no están viniendo. En estos momentos difíciles, el personal del hospital está demostrando su gran solidaridad para que nadie se quede sin alimentos e incluso estamos haciendo el reparto a domicilio a aquellas personas que no pueden desplazarse», explica el Hermano Mariano, quien destaca que, sin embargo, «la crisis también está afectando a los alimentos que entregamos, ya que comenzamos a tener carencias de algunos productos».

«Esta crisis va a afectar significativamente a las personas que ya se encontraban en situación de vulnerabilidad y a nuevos sectores de la población», explica Susana Oñoro, coordinadora de la Obra Social Hermanos de San Juan de Dios(Provincia de Castilla) quien recuerda «antes de la crisis del COVID-1 en España casi 3 millones de personas vivían con menos de 342 euros al mes, y alrededor del 6,4% de la población española sufría pobreza severa. Estas cifras, lamentablemente, aumentarán con esta crisis» explica la coordinadora, quien insiste que hay que seguir trabajando para ayudar a estas familias, «el hambre acecha hoy a millones de personas en España».

La Obra Social de los Hermanos de San Juan de Dios, Provincia de Castilla, apoya a miles de personas vulnerables dentro y fuera de nuestras fronteras. Entre otras acciones, apoya cuidando a los enfermos en sus momentos más difíciles, ofreciendo alimentos a familias vulnerables y protegiendo y acompañando a mayores, personas sin hogar, personas con discapacidad, personas con adicciones y personas con problemas de salud mental en nuestros centros. Por estos motivos, si queremos blindar a muchas vidas frente al Coronavirus, tu apoyo ahora es más necesario que nunca.

Print Friendly, PDF & Email