Revista Ecclesia » Los hermanos de Jesús de Nazaret
misa
Opinión

Los hermanos de Jesús de Nazaret

Los vecinos de Nazaret admirados de la sabiduría de Jesús y de sus milagros, decían: “¿De dónde le viene a este la sabiduría y los milagros? ¿No es este el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿Sus hermanas no viven todas ellas entre nosotros? ¿Entonces de dónde saca él todo esto?”. (Mt. 13, 54-56). Dicho texto evangélico nos habla de hermanos y hermanas de Jesús de Nazaret y de que: “Al enterarse su familia de que decían que estaba fuera sí, vienen a (Cafarnaún) para llevárselo” (Mc. 3,21).

Le hallan en casa de Simón Pedro, rodeado de gente sentada a su alrededor, y le avisan diciendo: “Oye, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan. Entonces, les pregunta: “¿Quién es mi madre y mis hermanos?”. Y Mirando a los que están sentados a su alrededor, les dice: “Estos son mi madre y  mis hermanos. Quien cumpla la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Mc. 3, 31-35). Ante estos textos citados, nos preguntamos: ¿Santiago, José, Simón y Judas eran hermanos biológicos de Jesús de Nazaret? ¿Tenía, además, hermanas biológicas, ¿Su  familia por quienes estaba constituida?

Bíblicamente, la palabra hermano se utiliza para designar a un hermano biológico o bien a un familiar. Es más, Jesús llama hermanos, hermanas y madre a los que hacen la voluntad de Dios cómo hemos visto, ordena a sus discípulos llamarse hermanos cuando les dice: “No llaméis padre, señor, maestro a nadie, porque solo hay un solo padre que es Dios y un solo señor y maestro que es el Hijo del hombre, llamaos hermanos”, y los cristianos de la primitiva comunidad se llamaban hermanos.

La Tradición de la Iglesia ha considerado siempre que Jesús no tuvo  hermanos ni hermanas biológicos de su madre virgen María, ni de su padre legal José habidos de otra mujer antes de desposarse con María como sostiene San Epifanio (en Adversus hereses III, 2) y Orígenes.  Santiago, José, Simón y Judas y las demás hermanas citados eran primos carnales suyos. Unos eran hijos de Cleofás casado con otra mujer llamada también María y hermana de María madre de Jesús de Nazaret, y otros, de familiares que desconocemos.  El término citado de familia debemos extenderlo, en este caso, no solo referido a padres y a hijos, sino que también a primos y familiares  y emparentados suyos.

Es normal y natural que su madre María y sus primos hermanos fuesen preguntar por él a Cafarnaún para auxiliarle y protegerle al ver y oír las inicuas difamaciones, calumnias e insidias que los fariseos y escribas judíos decían contra él.

José Barros Guede

A Coruña, 4 de septiembre del 2013

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa