Firmas

Los divorciados a la luz del Evangelio y de la Iglesia

Los divorciados a la luz del Evangelio y de la Iglesia      

               San Mateo  escribe en su Evangelio: unos fariseos se acercaron a Jesús de Nazaret y le preguntaron para ponerle a prueba: ¿Es lícito a un hombre repudiar a su mujer por cualquier motivo?… Les contesta: Por la dureza de vuestro corazón, Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres, pero al principio no fue así. Pero yo os digo que, si uno repudia a su mujer, a no ser por  fornicación, (porneya en griego), y se casa con otra, comete adulterio (Mt. (19, 3-9). Texto de la Biblia Vulgata, traducida del griego al latín por san Jerónimo.

 Según dicho texto, nos preguntamos: ¿los cristianos divorciados inocentes por fornicación o infidelidad de su mujer no cometen adulterio y pueden casarse en segundas nupcias?  La Iglesia católica, en su Derecho canónico, sostiene que el matrimonio consentido  es un contrato o  una alianza indisoluble  entre un hombre y la mujer, y como sacramento da  gracia a los cónyuges para la procreación y educación de sus hijos y para su mutua ayuda y complemento de ambos.

Por tanto, ni en el caso de la fornicación de uno de ellos, no le permite al inocente divorciarse ni poder casarse en segundas nupcias, sino solo separarse dentro de unas condiciones canónicas. Sin embargo, la Iglesia ortodoxa bicentina manifiesta que el matrimonio cristiano consentido es indisoluble entre hombre y una mujer, pero  permite al cónyuge inocente divorciarse y contraer segundo matrimonio cristiano en el caso de fornicación de uno de los cónyuges, en virtud del texto evangélico arriba citado, nisi ob fornicationem

 Históricamente, la Iglesia de Oriente y de Occidente de los dos primeros siglos, en virtud del principio de indisolubilidad del matrimonio cristiano, sostenía que los  cristianos divorciados inocentes del primer matrimonio cometen también adulterio y no podían contraer matrimonio en segundas nupcias ni aun en el caso por fornicación del otro cónyuge. En  cuyo caso permitía su separación. Con ello se oponían a las leyes romanas que admitían el divorcio por consenso y a las leyes judías de repudio de la mujer casada. Doctrina que san Jerónimo y san Agustín defenderá,  basados en que el matrimonio cristiano consentido y válido es indisoluble. En el siglo XI, el papa Gregorio VII estable dicha doctrina a toda la Cristiandad, que será   recogida por Decreto Graciano

Pero, a partir de siglo III, la Iglesia de Oriente y Occidente defiende pastoralmente un segundo matrimonio cristiano para varón inocente separado o divorciado  por fornicación o infidelidad de su mujer casada. Sostienen esta doctrina: San Epifanio, Hereses 30,4, san Basilio canon 9 ad Amphiloch, el concilio primero de Arlés canon 10, Synodus Venética canon 3, Compendiensis causa 32. Es más, Tertuliano y Orígenes manifiestan que una aparte de la Iglesia de Oriente y de Occidente reconocen al marido y a la mujer el derecho de poder volver a casarse  en segundas nupcias  con otro cónyuge por fornicación  de uno de ellos.

En el siglo XVI, el cardenal Cayetano, famoso teólogo dominico,  en la Epistolae Pauli, Venecia 1531, fol. 50 b, y Erasmo de Róterdam, en Anotaciones ad Corintios en Opera Omnia, eran partidarios del derecho de los cónyuges cristianos inocentes de poder contraer segundo matrimonio  por la fornicación o infidelidad del otro cónyuge, según el texto evangélico arriba citado y a la luz de tradición oriental de la Iglesia ortodoxa. Es más, la Iglesia protestante luterana niega que el matrimonio cristiano sea un sacramento. Considera que es un contrato entre un hombre y una mujer que puede disolverse por mutuo acuerdo de dichas partes.

De este modo el concilio de Trento establece en noviembre de 1563: Si alguno dijere que la Iglesia  se equivoca, cuando enseña y ha enseñado, siguiendo la doctrina del Evangelio y de los Apóstoles, que el vínculo matrimonial no puede ser disuelto a causa del adulterio del otro cónyuge, y que ninguno de los dos, ni siquiera el inocente que no ha dado ocasión al adulterio pueda contraer nuevo matrimonio durante toda la vida del otro; y que comete adulterio quien despide a la mujer adúltera y casa con otra, sea anatema (Dz 1087). No condena  la doctrina de la Iglesia ortodoxa bicentina que afirma que los cristianos divorciados inocentes por fornicación o adulterio del otro no son adúlteros y que por tanto pueden casarse en segundas nupcias viviendo el anterior cónyuge.

En el concilio Vaticano II, monseñor Elías Zobhy, vicario del patriarca Máximos IV, decía:   Es cierto que Cristo ha hecho indisoluble el vínculo matrimonial por una ley positivo, pero salvo en el caso del adulterio, como indica el evangelio de Mateo (c. 5, v. 19). Corresponde a la Iglesia el sentido de este inciso. Si la Iglesia de Roma lo ha interpretado en sentido estricto, no ha sucedido lo mismo en Oriente, donde la Iglesia lo interpretó, desde los primeros siglos, a favor del posible nuevo matrimonio del cónyuge inocente.

 El  actual papa Francisco, hace unos días, ha dicho: Los divorciados vueltos a casar no están excomulgados, y no van a ser tratados absolutamente como tales, sino que forman parte de la Iglesia. Ciertamente, los cristianos  divorciados inocentes y casados en segundas nupcias por fornicación o infidelidad del otro cónyuge no son adúlteros ni están excomulgados, sino que son miembros de la Iglesia si están bautizados y mantienen su fe cristiana.

  A ellos, es, pues, necesario que la Iglesia católica, en su próximo Sínodo de la Familia, los trate con comprensión humana y cristiana, a la luz de dicho texto evangélico citado y de la historia y tradición cristianas  y les proporcione un segundo matrimonio.

José Barros Guede. A Coruña, 31 de  agosto del 2015

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Los divorciados a la luz del Evangelio y de la Iglesia, 7.5 out of 10 based on 15 ratings
Print Friendly, PDF & Email

José Barros Guede

José Barros Guede, sacerdote incardinado en la archidiócesis castrense de España. Fue coronel capellán. Licenciado en Teología y en Derecho Civil. Falleció el día 22-03-2016 en La Coruña a los 77 años.

3 comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Sr. José Barros,

    A su Pasaje Bíblico se lo olvido Indicar algo muy Importante, que Jesús Incluye: [Excepto Por Causa de Adulterio y Fornicación], lo que eliminaría los altos costos y el largo tiempo que comporta las Anulaciones Matrimoniales.

    Si la Iglesia quiere volver a recibir los Dones de la Primera Iglesia: de Rezar y que Descienda el Espíritu Santo; echar afuera demonios, sanar enfermos y resucitar muertos… antes en humildad deberá cambiar de vida de ricos; hacerse pequeños y humildes, reconociéndose pecadora e ignorante, ya que creyéndose infalibles y sabios han cambiado la Tradición de la primera Iglesia, al declararse a si mismos doctos; teólogos, intelectuales y capacitados. Olvidando que Cristo dijo: Gracias Padre porque solo te le has revelado a pequeños y humildes.

    Por ello han perdido todo el poder de la Primera Iglesia, y han tenido que recurrir a rebuscadas teologías humanas, como bien lo dijo Cristo, para confundirnos, enredarnos y manipularnos, y poder justificar su poder y vida en palacios; comelatas… entre arte y música esplendida.

    Recuerden bien que los ‘Profetas de Dios’ siempre Dios se los busco de afuera del grupo de doctores de la ley, para corregirlos y advertirles.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  • Veamos que ocurre cuando en un martrimonio Católico, uno de los cónyuges decide no solo no acompañar al otro a las mínimas obligaciones Cristianas, si no intentar criticarlas, aborrecerlas, no practicarlas, e incluso mofarse de ellas. Esto incumpliendo los minimos derechos del amor y de la Fe.
    Pregunto: ¿Debe el miembro afectado sufrir estos atentados, y debe estar imposibilitado para anular este matrimonio y poder refundarlo en otro más atrayente para su vida Cristiana?

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...