Coronavirus Internacional

Los camilianos, en primera línea ante la emergencia COVID-19

«Sentimientos sencillos como proximidad, compasión, comprensión, cercanía, colaboración, amor, que se muestran a través de una mirada, una sonrisa, una caricia, un abrazo, todo ello, cosas que hoy, en este aislamiento forzado, parece imposible realizar, se mantienen vivas gracias a los ministros de los enfermos, camilianos». Son palabras de Luciana Mellone, responsable del archivo histórico de la casa general de los camilianos en Roma, publicadas por la Agencia Fides. «En estos días —escribe— los camilianos están en primera línea en la emergencia COVID-19, como siempre arriesgan sus vidas para proteger la nuestra y, a menudo, acompañan a las personas en el paso a la otra vida en un momento en que se ven privados de la posibilidad del consuelo y la cercanía de sus familiares».
Tan pronto como estalló la pandemia de COVID-19, la Camillian Disaster Service International (CADIS) Foundation, creada como una Task Force para hacer frente a los desastres naturales y emergencias socio-sanitarias, se movilizó para brindar asistencia a las poblaciones más vulnerables.
«Ante la precariedad de la vida y la necesidad urgente de alimentos —explica Mellone—, el dilema para muchas poblaciones es elegir entre morir de hambre en casa o arriesgarse a morir por el coronavirus al salir a ganarse el pan».
Para evitar una posible crisis humanitaria, CADIS International, en colaboración con la gran familia camilliana, ha activado un programa para proporcionar kits de alimentos que permitan la supervivencia durante estos períodos de aislamiento y ayudar a cerrar las líneas de posible transmisión del contagio.
La dedicación de los ministros de los enfermos no ha cambiado con el tiempo ante las diversas situaciones: ya sean pacientes con lepra en China, Tailandia, Filipinas, África, Brasil o hacia pacientes con TBC, o también hacia pacientes que padecen VIH/SIDA y ébola, o en las diversas guerras de los siglos pasados.

Print Friendly, PDF & Email