Revista Ecclesia » Lorca Planes: «La comunicación en la Iglesia es una aventura apasionante y también es un reto»
Iglesia en España Última hora

Lorca Planes: «La comunicación en la Iglesia es una aventura apasionante y también es un reto»

«La comunicación en la Iglesia es una aventura apasionante que también es un reto». Con estas palabras, el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, ha dado comienzo de la Asamblea de delegados diocesanos para las comunicaciones, las primeras en las que participa como presidente de la Comisión Episcopal para las Comunicaciones Sociales.

Nada más comenzar la Asamblea, se ha tenido un especial recuerdo al que fuera arzobispo castrense, Juan del Río, que falleció el pasado mes de enero a causa de la covid-19, siendo presidente de la Comisión y que además, organizó estas jornadas para este mes de mayo.

Lorca ha querido también destacar que además de «a don Juan, vamos a tener muy presente la figura del beato Lolo, que no solo no se vino abajo con la enfermedad, sino que encontró en el periodismo el camino para acercarse a los demás».

Para los comunicadores en particular, «y para cualquier cristiano en general», ha explicado Lorca, «este testimonio es un ejemplo para salir, ver y contar a pesar de las dificultades, siempre confiando en el Señor».

Merece la pena acercarse a Lolo

Por su parte, el obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez Magro, ha hecho un recorrido sobre la figura del beato, de quien ha subrayado, «tenemos que promover que todos ahondemos en su santidad integral». El prelado ha explicado que «debemos unir todos los fragmentos valiosos y brillantes que se ponen en relieve en su persona».

En el año del Centenario de su nacimiento, Rodríguez Magro ha destacado que «Lolo es un modelo acabado de imagen y semejanza divina, un ser humano tocado con gracia que creció en un estilo de vida marcada por una existencia en Cristo Jesús».

Desde su «activismo militante de la Acción Católica y pese a su enfermedad, forjó a lo largo de sus escritos un tono cada vez más vital, y que le convierte en un santo atrayente sobre todo hacia la mirada interior, la espiritual».

Una de las características que el obispo de Jaén ha querido poner en relive del beato linarense es «no la resignación, sino la alegría con la que sobrellevaba su enfermedad, que le hacía estar en una silla de ruedas y que le llevó también a perder la vista». Pese a ello, Lolo estaba presente donde había «una noticia que dar con una reflexión que ofrecer».

«De su pluma salían palabras de vida, de verdad y de justicia. De compromiso social que le da esa ganancia de talentos y su compromiso con el mundo alimentado de una vida espiritual», ha concluido.

Por todo ello, «merece la pena ser como Lolo», ha instado.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa