Revista Ecclesia » Lorca Planes: «Juan del Río ha dejado una estela muy grande»
Foto de Enrique Martínez Bueso
Destacada Iglesia en España Última hora

Lorca Planes: «Juan del Río ha dejado una estela muy grande»

«Que mis hermanos obispos hayan pensado en mí para presidir esta Comisión para las Comunicaciones Sociales lo he tomado como una llamada para otra dimensión de entrega, a seguir sirviendo con ilusión». Así se expresa el presidente de la Comisión Episcopal para las Comunicaciones Sociales, José Manuel Lorca Planes, en el reportaje de nuestra revista en papel de esta semana.

«Confieso que estoy agradecido por esta confianza y lo he tomado como un reto muy grande, porque reconozco que el mundo de las comunicaciones tiene mucha importancia en nuestra sociedad. Por otra parte, suceder en esta tarea a una persona tan grande, con tantas cualidades y con ese don de gentes que tenía monseñor Juan del Río, me abruma un poco. Don Juan ha dejado una estela muy grande, sabía ver las cosas y era un maestro en eso de llegar al corazón de la gente con su palabra y su mirada. He vivido desde la fe y con mucho dolor su muerte y será muy difícil olvidarlo. Por otra parte, veo con esperanza esta misión, porque confío plenamente en el gran equipo humano de esta Comisión, que es el motor de la maravillosa aventura a la que me incorporo».

√ «¿Hacia dónde camina la Comisión en este tiempo con tantas secuelas por la pandemia? Creo que la respuesta está en oír las iniciativas que propone el Papa Francisco. El Santo Padre, cuando nos propone ser una Iglesia en salida, cuando habla de oler a oveja, ser hospital de campaña o lo que les dice a los periodistas en su mensaje para este día, aquello de desgastar las suelas de los zapatos, nos está proponiendo el plan, el ritmo y la meta de nuestro trabajo, porque utiliza un lenguaje claro y directo. En la Comisión Episcopal debemos mantener los ojos y los oídos bien abiertos, pisar tierra y acercarnos siempre a la realidad que nos rodea para iluminarla con la luz del Evangelio y nos debemos hacer eco de las alegrías y de las penas de los hermanos sin pasar de largo. Nuestra tarea será buena si aprendemos de Jesús a acompañar en el camino a la gente con la Palabra de Dios en una mano y con el gozo de presentar a Cristo Resucitado en los sacramentos en la otra; será una tarea buena si no olvidamos la experiencia del buen samaritano y la catequesis del Señor lavando los pies a sus discípulos, que nos guiará para tener la valentía de saber llamar a las puertas de los que tienen las soluciones para los dolores y sufrimientos de los más necesitados, buscando los remedios».

√ «El periodismo no puede estar en crisis, no se lo puede permitir, porque es necesario este servicio para la sociedad y es una vocación admirable, los que podemos estar en crisis somos nosotros, si nos desviamos del primer objetivo esencial, si nos alejamos de la verdad. El periodismo es testigo de la verdad, es opinión y su misión es ayudar a poner el mundo a tu alcance con la fuerza de una palabra o de una imagen. El periodismo tendrá buenos fundamentos si acompaña, forma, implica, ayuda y potencia los valores de una sociedad. El Santo Padre en su mensaje hace alusión a las consecuencias que lleva el no ser leales o el dejarse llevar por la autorreferencialidad o de otros intereses que deforman la verdad y nos ayuda a poner los acentos en todo lo positivo que tiene esta noble vocación. El Papa, a la luz de la Palabra de Dios, propone el método más sencillo para conocer la realidad: “Ven y lo verás”. Sus palabras son positivas y estimulan para ver la grandeza de un periodista cuando relata la realidad, cuando es capaz de llegar a donde nadie llega y contar con libertad lo que ve».

√ «La red, con sus innumerables expresiones sociales, puede multiplicar la capacidad de contar y de compartir. ¿Pero qué hacer con los riesgos de una comunicación social carente de controles? El mensaje del Santo Padre ha comenzado por destacar los aspectos positivos que tiene la red, sus posibilidades, la inmediatez, la rapidez ante las emergencias y sus grandes ventajas para la comunicación y esto me ha gustado. Es cierto que no se olvida de denunciar sus riesgos, especialmente cuando estos están fuera de control, pero esta es la historia de siempre, la cara y la cruz de todas las cosas. Personalmente pienso que tenemos mucha suerte con la época que estamos viviendo y tenemos muchas razones para dar gracias a Dios, aunque sabemos que al llegar a este punto nos topamos con el límite de la condición humana. Estoy convencido de que el trabajo de la sociedad y de las familias debería enfocarse en ayudar a todos a ser responsables, a ajustarnos, valorar y defender la verdad y a ser testigos de ella, esto también lo ha dicho el Papa en su mensaje y creo que cualquier persona con sentido común estará de acuerdo».

√ «El Papa nos dice en su mensaje que en la comunicación nada puede sustituir completamente el hecho de ver en persona. No ha dejado de recordárnoslo en todo momento, es un firme defensor de la persona, especialmente de los más necesitados. Como un buen pastor, se ha dirigido al mundo entero para que tomemos conciencia del regalo que nos ha hecho Dios, como es la naturaleza, para cuidarla con exquisito esmero; nos está llamando a la necesidad de mirar alrededor y reconocer a los que te rodean como hermanos, porque somos una familia y esto nos debe llevar al compromiso, a cuidar, acompañar… La experiencia que hemos vivido en este tiempo a todos los niveles nos ha ayudado a ser una persona de la que te puedas fiar, porque vas con la verdad y sencillez por delante. ¡Cuánto valor tiene el poder decir: “Me fío de ti”! Caminar juntos en las alegrías y en las penas, conocerse de verdad y reconocer el valor de otro, al que respeto y llamo hermano es la aspiración más grande para cualquier persona. Hemos tenido muchos testimonios en este tiempo de gente maravillosa, que nos han enseñado el camino a seguir, seas o no periodista».

repor_4075_comunicacion


O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa