Revista Ecclesia » Lo que sí dijo el Papa Francisco del don del celibato sacerdotal – editorial Ecclesia
Editorial Revista Ecclesia
Editorial Revista Ecclesia
Opinión

Lo que sí dijo el Papa Francisco del don del celibato sacerdotal – editorial Ecclesia

Lo que sí dijo el Papa Francisco del don del celibato sacerdotal – editorial Ecclesia

Un periodista alemán preguntó al Papa Francisco, en la rueda de prensa en su viaje de regreso de Tierra Santa, que, si en aras al ecumenismo, la Iglesia católica podría “aprender algo –palabras textuales del periodista- de las Iglesias ortodoxas”, en relación al matrimonio de los sacerdotes, “una pregunta –apostilló el informador- que interesa mucho en Alemania”. El Santo Padre, que no rehúye pregunta alguna, comenzó su respuesta recordando que en la Iglesia católica de rito oriental existe esta praxis “porque el celibato no es un dogma de fe; es una regla de vida que yo aprecio mucho y que creo que es un don para la Iglesia. Al no ser un dogma de fe, la puerta siempre está abierta. En este momento no hemos hablado de eso, como programa, por lo menos para este tiempo. Tenemos cosas más fuertes que emprender”. Y respondiendo íntegramente a la pregunta del periodista acerca de la implicación del celibato en el ecumenismo, Francisco no pudo ser más claro: “Con Bartolomé, este tema no se ha tocado, porque es secundario, realmente, en nuestras relaciones con los ortodoxos”.

Esto, ni más ni menos, fue lo que dijo Francisco. La novedad del contenido de sus declaraciones es, obviamente,  escasa, por no decir ninguna. Recordó lo que es sabido –o debe ser sabido por todos-, apuntó y encomió el sentido de don del celibato sacerdotal, señaló las consecuencias que de su naturaleza no dogmática sino disciplinar se derivan y subrayó que esta no una prioridad “por lo menos para este tiempo”.

Y lo demás, los debates interesados, los revuelos mediáticos, los sensacionalismos, temores y anquilosamientos varios, en una u otra dirección, están fuera de lugar. Son reinterpretar e incluso instrumentalizar y hasta manipular al Papa. Lo que del celibato sacerdotal ha dicho Francisco es, como no podía ser de  otro modo, lo que dijeron sus antecesores. Escuchemos y sigamos al Papa Francisco, en su integralidad, con su letra y con su música. Y dejémosle que siga siendo el Papa Francisco, este extraordinario don que Dios nos regala para el bien de su Iglesia y de su misión evangelizadora y para el bien de la entera humanidad.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa