Revista Ecclesia » Lo que gusta de una homilía, por Francisco Cerro, obispo de Coria-Cáceres