Carta del Obispo

Lo que Dios ha unido

En la Palabra de Dios de esta semana se pone de relieve el origen divino del hombre y de la mujer y su vocación para formar una familia. En esta vocación se puede hablar de fidelidad y de complementariedad, que así lo ha querido Dios para que sean una pareja estable, con una limpia mirada a la eternidad, a la indisolubilidad. Hemos escuchado cómo dice el Señor que lo que Él ha unido no lo separe el hombre. El modelo a imitar para el matrimonio siempre es Jesucristo, porque ha entregado su vida hasta la muerte por amor a nosotros, nos ha enseñado que esto es posible.

La familia que nace de la unión indisoluble del hombre y de la mujer, es el santuario de la vida. Pensad por un momento que en la familia se gesta y nace el hombre y por eso merece tanto respeto. Nadie tiene derecho a suprimir ni a intentar suplantar a la familia, que es considerada como el núcleo primario y natural de la sociedad humana, como le llamaba el Papa Juan XXIII en la “Pacem in terris”, 16. La familia, como institución natural, existe antes que el Estado, con derechos propios. Queridas familias guardad en vuestro interior los valores que os ha regalado el Señor y no renunciéis a ninguno, trabajad por ellos y defendedlos, que son vuestro tesoro. Creed que la fidelidad no está pasada de moda, sed fieles a Cristo y valorad que las familias verdaderamente cristianas haréis el milagro de que nuestro mundo vuelva a sonreír. Anotadlo bien, quien ataque a la familia no es creíble.

El querido y recordado Papa, Juan Pablo II, apóstol de la familia, nos enseñaba a valorar el don de la familia y a rezar por ella, por eso no tardéis en pedir a Dios: “Haz, Señor,  que tu gracia guíe los pensamientos y las obras de los esposos hacia el bien de sus familias y de todas las familias del mundo. Haz que las jóvenes generaciones encuentren en la familia un fuerte apoyo para su humanidad y su crecimiento en la verdad y en el amor. Haz que el amor, corroborado por la gracia del sacramento del Matrimonio, se demuestre más fuerte que cualquier debilidad y cualquier crisis, por las que a veces pasan nuestras familias”…

Os deseo toda clase de bendiciones del cielo para todos vosotros,

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email