Revista Ecclesia » Llamada desde Santiago a la unidad
O presidente da Xunta de Galicia, Alberto N??ez Feij?o, chegar? ? Praza do Obradoiro para asistir, acompa?ado dos membros do Goberno galego, ao acto de Ofrenda Nacional ao Ap?stolo Santiago. Posteriormente, ?s 10,30 horas, asistir? ? celebraci?n relixiosa, onde pronunciar?, en calidade de Delegado Rexio, a lectura de invocaci?n ao Ap?stolo.
Iglesia en España

Llamada desde Santiago a la unidad

Llamada desde Santiago a la unidad

Ofrenda nacional en la festividad al apóstol Santiago (Compostela, 25 de julio de 2015)

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en su condición de primer delegado regio del Rey Felipe VI, quien realizó personalmente la Ofrenda el año pasado, en la  Ofrenda nacional con motivo de la festividad del apóstol Santiago, recordó que “España es una peregrina que tiene recorrido en los últimos años la etapa más espléndida de su paso por la historia, en la que los españoles empezamos a caminar juntos, a hacer cosas juntos y a tomar juntos el timón de nuestro destino”. El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio Barrio, aseguró en su homilía de respuesta que el “cristianismo favorece la vida espiritual de las personas y de los pueblos, iluminando la dimensión cultural, social, económica y política para volver a la verdad del hombre”.

Dos años después de la tremenda tragedia del accidente ferroviario en las cercanías de Santiago, el día antes de la festividad del patrón de España, hubo palabras de recuerdo para las víctimas, los heridos y sus familiares.

Tras los correspondientes honores militares y pasar revista a las tropas en formación, el delegado regio  saludó a las autoridades encabezadas por la presidenta del Parlamento de Galicia, Pilar  Rojo. En los actos religiosos no participó, por decisión propia, el alcalde de Santiago, Martiño Noriega.

Las celebraciones  se iniciaron con la procesión del Patronato, en la que figuraba la imagen-relicario del apóstol Santiago. La solemne misa de pontifical, fue presidida por  el arzobispo de Santiago, monseñor Barrio, acompañado, entre otros, por monseñor José Rodríguez Carballo, arzobispo secretario de la Congregación para la  Vida Consagrada; el arzobispo de Oviedo, monseñor Jesús Sanz Montes; los obispos de las diócesis gallegasde Galicia, y más de un centenar de sacerdotes.

 

Intervenciones

Núñez Feijóo, en sus primeras palabras habló del  Camino de la peregrinación “una aventura personal, que también se hace en compañía y ayuda a entender al otro”. De ahí que afirmó que la idea de una Europa que trasciende fronteras, confunde lenguas y armoniza culturas, “nace en la Ruta que conduce hasta aquí”.

“Nunca renunciaría a representar a mi tierra en el Día de Galicia, y mucho menos a poder hacerlo en uno de sus símbolos más indiscutibles: la catedral de Europa, la catedral de Santiago de Compostela”, referencia directa del oferente  sobre la negativa del alcalde Santiago a participar en los actos religiosos.

“La España de hoy es de todos los que trabajaron y trabajan en ella y por ella. Pertenece a nuestros ancestros y a los que vengan después de nosotros”, señaló en otro momento de su invocación. Insistió en que  la realidad viva se debe mantener plural “como punto de encuentro de los pueblos que la componen”.

En su respuesta  el prelado compostelano, monseñor Barrio consideró que “desde la fe hemos de iluminar nuestra realidad, evitando que enmudezca ante las contradicciones del mundo, y dando claridad y firmeza a nuestras actitudes éticas y morales”. Hablo de  que “a la Iglesia, servidora de los pobres”, no le es ajena el sufrimiento de las familias, de los jóvenes sin trabajo, de los adultos “que ya no tienen esperanza de incorporarse a la vida laboral”, de los niños “que carecen de un ambiente familiar y social adecuado para poder desarrollarse integralmente”, de los ancianos, de tantas mujeres afectadas por la penuria económica, “muchas de ellas víctimas de la violencia doméstica”.

La última parte de su respuesta la hizo el prelado en gallego, pidiendo la intervención del apóstol por  “todos los pueblos de España, de manera especial al pueblo gallego, a las familias para que con la colaboración necesaria se esfuercen en la noble tarea de formar a las generaciones más chicas, animándolas a construir una sociedad donde se vivan los principios morales y espirituales, garantía de una sociedad con futuro”.

Al final de la misa solemne, funcionó  el Botafumeiro mientras que sonaba el himno al apóstol. A continuación, el arzobispo impartió  la bendición apostólica.

M. García (Galicia)



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas